Noticias

Al menos 42 muertos por doble atentado en ciudad nigeriana

Al menos 42 personas murieron el miércoles por la explosión sucesiva de dos bombas en diferentes y concurridas zonas de la ciudad de Kaduna, al noroeste de Nigeria, informó la Policía y la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA).

Kaduna, capital del estado nigeriano homónimo, ha sido objetivo de recientes ataques perpetrados por grupo radical islámico Boko Haram, sobre quien también recaen las sospechas de este doble atentado.

El primero de ellos ocurrió sobre las 12.45 hora local (11.45 GMT) en la calle Isa Kaita, una vía comercial muy próxima a la transitada plaza de Murtala.

Según fuentes policiales, un coche bomba fue detonado al paso de un convoy en el que viajaba el clérigo islámico Dahiru Bauchi, conocido por su oposición al citado grupo insurgente.

Bauchi, que resultó ileso, sufrió otro intento de asesinato el pasado mes de junio en las inmediaciones de su vivienda, donde una bomba estalló hiriendo a una persona.

La explosión de la calle Isa Kaita provocó 25 víctimas mortales y decenas de heridos, según las cifras ofrecidas por la Policía.

Apenas dos horas más tarde y a pocos kilómetros de allí, se produjo el estallido de una segunda bomba en otra concurrida área de la ciudad.

Esta vez fue en una popular zona conocida como “Kawo Motor Park”, donde hay una estación de autobuses.

Allí la NEMA contabilizó al menos 17 fallecidos, advirtiendo de que esta cifra podría aumentar por el estado de gravedad en el que se encuentran algunos de los heridos.

La alarma desatada por el doble atentado indujo a las autoridades locales a decretar un toque de queda de 24 horas para que las Fuerzas de Seguridad puedan restablecer el orden.

El gobernador del estado de Kaduna, Ramalan Yero, condenó el ataque en una declaración a los medios de comunicación en la que llamó “cobardes” a quienes “siguen empeñados en generar tensión”.

Además, pidió a los ciudadanos que eviten los lugares concurridos “innecesarios” y les instó a permanecer vigilantes para poder ofrecer información sobre movimientos “sospechoso” que detecten en su entorno.

“Ha llegado la hora de que aparquemos todas nuestras diferencias y hagamos frente a estos ataques como un pueblo unido”, advirtió el Gobernador, quien consideró que estos atentados demuestran que el objetivo real es toda la población, sin distinción entre religiones o grupos étnicos.

El estado de Kaduna sufrió el pasado mes dos otros dos ataques simultáneos en sendas poblaciones que causaron un total de 38 muertos.

En aquella ocasión, las localidades asaltadas fueron Ankpon y Kabamu, donde sendos grupos de hombres armados abrieron fuego matando a 21 y 17 personas, respectivamente.

  Comentarios