Noticias

Irak lanza gran operación militar para liberar ciudad asediada por yihadistas

El ejército iraquí y las milicias chiitas lanzaron este sábado una importante ofensiva para romper el cerco impuesto desde hace más de dos meses por los yihadistas del Estado Islámico (EI) a Amerli, una ciudad turcomana chiita al norte de Bagdad.

La ofensiva llega tras el llamamiento del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, a una coalición mundial para combatir a estos insurgentes “genocidas” y la advertencia del rey de Arabia Saudita de que Occidente será el próximo objetivo del EI si no se toman medidas.

En la operación para derribar el bloqueo yihadista a Amerli participan efectivos de las fuerzas armadas iraquíes, miles de milicianos chiitas y los peshmergas (soldados kurdos).

El ministerio de Defensa iraquí anunció también este sábado que había recibido helicópteros de ataque rusos Mi-28 para combatir a los milicianos, aunque no especificó qué cantidad de aparatos habían recibido ni lo que había pagado por ellos.

La localidad está asediada desde que el EI lanzó una gran ofensiva en Irak en junio, y los residentes se enfrentan a la escasez de alimentos y agua, y corren peligro por su confesión chiita, que los yihadistas consideran una herejía, y su resistencia a los milicianos, que ya han impuesto duros castigos en otros lugares.

En una columna publicada en el New York Times, Kerry pidió una “respuesta unitaria liderada por Estados Unidos y la coalición de naciones más amplia posible” contra el EI.

Kerry precisó que intentará junto con el secretario de Defensa Chuck Hagel formar esta coalición con sus socios europeos durante la cumbre de la OTAN prevista el 4 y 5 de septiembre. Luego ambos viajarán a Oriente Medio para buscar apoyos “entre los países más directamente afectados”.

El EI declaró un “califato” islámico que abarca amplias zonas de territorio bajo su control en Irak y Siria. Estados Unidos lanzó una campaña de ataques aéreos selectivos sobre posiciones del EI en Irak a principios de este mes, y aún calibra si expandirla a la vecina Siria, donde la guerra civil tomó un cáriz multiforme tras la incursión en el conflicto del EI, entre otros.

Este grupo sunita ultrarradical ha asesinado a cientos de personas en los dos países, incluyendo ejecuciones masivas y decapitaciones.

También vendió al menos a 27 mujeres de la minoría religiosa yazidí del norte de Irak, por unos $1,000 cada una, a soldados sirios tras forzarlas a convertirse al islam, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El avance del grupo aumentó también los temores en la región. El rey saudita Abdalá advirtió este sábado que “alcanzarán Europa en un mes y América en otro mes” si no se les frena.

“Les pido que transmitan este mensaje a sus dirigentes: hay que combatir el terrorismo por la fuerza, la razón y con rapidez”, afirmó el viernes el monarca a los nuevos embajadores ante Arabia Saudita.

Reino Unido aumentó el viernes su nivel de alerta por terrorismo a “severo”, lo que significa que es “altamente probable”. Washington rechazó seguir su ejemplo.

Entre tanto, un grupo de cascos azules situados en medio de violentos combates en los altos del Golán fueron evacuados en masa el sábado en la tarde, y seguía siendo incierta la suerte de otros 110 retenidos como cautivos de los rebeldes sirios, constató la AFP.

  Comentarios