Noticias

Puede haber 17 balseros cubanos muertos en las costas de México

La cifra de balseros cubanos muertos o desaparecidos que iban en una embarcación que llegó a México el domingo podría ascender a 17 personas, según nueva información aportada a el Nuevo Herald por familiares en Cuba.

Quince cubanos fueron rescatados por la Armada de México a 246 kilómetros al noreste de Puerto Progreso, Yucatán, luego de haber estado casi un mes a la deriva a bordo de una frágil embarcación y ser avistados por un buque pesquero. Las autoridades mexicanas reportaron también el fallecimiento de otros dos miembros del grupo, Héctor Alejandro Bazán de la Paz, de 16 años, debido a una fuerte deshidratación y Carlos Manuel Pardo Ginarte, de 22 años, quien murió poco después de recibir ayuda médica, por un paro cardiorrespiratorio, según informó un comunicado de la Secretaría de Marina de México (SEMAR).

Pero hay versiones contradictorias sobre lo que pudo haberles pasado a otras personas que se supone estaban a bordo.

En Mérida, el periódico Milenio reportó que los sobrevivientes habían afirmado que 25 personas habían salido de la isla en ese viaje, pero ocho se habrían “arrepentido” y se habrían lanzado a nado para regresar a las costas cubanas.

Sin embargo, desde Manzanillo, en la provincia de Granma, de donde salió la embarcación, Miguel López Vega dijo a el Nuevo Herald que su hijo Miguel Antonio López Maldonado, de 18 años, también se había embarcado, junto a su suegro Alexis Sánchez Rosabal. Ninguno de ellos aparece entre los cubanos identificados por las autoridades mexicanas.

López también afirmó que no eran 25 sino 32 personas las que originalmente integraban el grupo, pero que “fueron muriendo durante el viaje y los iban echando al mar”, entre ellos a su hijo, según le contó otro de los sobrevivientes al que pudo contactar en México, Marco Antonio Siol Ruiz.

Según la información que obtuvo López, el grupo habría encontrado mal tiempo, lo que provocó una avería, la pérdida del combustible, el agua y los alimentos. En algún momento después de estos sucesos, algunas personas habrían decidido volverse, entre ellos Alexis Sánchez, pero no queda claro si fue a nado o a bordo de otra balsa. Entre los fallecidos habría una mujer que estaba embarazada.

Otros dos sobrevivientes, Yaima Pantoja Maldonado y su esposo Yordanis Montero Antúnez, son familiares de López.

El Nuevo Herald ha intentado sin éxito comunicarse con la delegación del Instituto Nacional de Migración en Mérida, Yucatán, donde se encuentran “asegurados” los 15 sobrevivientes para verificar esta información.

Mientras tanto, los familiares en Miami y en Cuba están conmocionados por la tragedia y ansiosos por la falta de información.

La madre y un tío del fallecido Carlos Manuel Pardo Ginarte y su hermana Adamaris –que es una de las mujeres sobrevivientes que se encuentran hospitalizadas en Mérida– dijeron también desde Manzanillo que las autoridades cubanas no les habían ofrecido ninguna información sobre el caso. “Todo lo que sé es por familiares en el extranjero”, afirmó María Ginarte, quien trabaja en un taller de confecciones en esa provincia del oriente del país.

Desde que sus hijos salieron de Cuba el 7 de agosto, María dice haber estado “indagando como loca pero nadie sabía nada” de su paradero.

“Eso aquí en esta provincia es habitual. Los jóvenes se van porque no tienen futuro; ellos se arriesgan para lograr la mejoría de los que se quedan”, explicó el tío, Sergio Ginarte, que pidió a la comunidad cubana de Miami que hiciera “todo lo que pudiera” para detener la deportación de Adamaris. Su tía, Odalys Pérez, que vive en Miami envió a el Nuevo Herald varias fotos de Carlos Manuel antes de fallecer y de Adamaris en el hospital de Mérida, en las que se ve a la joven, bastante delgada, con un suero intravenoso.

Carlos Manuel había estudiado en Cuba un curso de gastronomía, pero no tenía trabajo al momento de salir de la isla. Pérez también corrigió la edad de Carlos Manuel, que en otros reportes apareció como de 30 años.

Odalys Pérez pidió ayuda al Movimiento Democracia, en Miami. En respuesta, esta organización y la Fundación Exodo94 se dirigieron al presidente de México, Enrique Peña Nieto, en una carta pública para “apelar a su conciencia humanitaria” y pedirle que otorgue “protección temporal por razones humanitarias” a los sobrevivientes.

La carta reconoce la existencia de un acuerdo migratorio por el cual el gobierno mexicano puede deportar a los cubanos que sean requeridos por el gobierno de la isla, pero señala que este caso “existen circunstancias especiales que avalan la no-repatriación al país de donde huyeron arriesgando sus vidas”.

Los congresistas cubanoamericanos por Florida Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart también escribieron una carta al embajador de México en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, para que interceda ante su gobierno y evite que los cubanos sean devueltos “por la fuerza a la Cuba totalitaria”.

Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, destacó que este tipo de casos está sucediendo con mucha frecuencia. “Hay un éxodo silencioso que nadie está reconociendo. Los cubanos siguen lanzándose al mar y se están muriendo”, enfatizó.

El listado oficial de sobrevivientes incluye a 15 personas: Adamaris Pardo Ginarte, Yaima Pantoja Maldonado, Maylan Pérez Aguilar, Yuzleidi Galardi Matamoros, Einis Pérez Vega, Jazmín López Chávez, Lilisbet Moreno López, Yanui Michael Lao Jiménez, Andrés Fernández de la Paz, Pedro Jesús Areu, Marco Antonio Siol Ruiz, Manuel Leonardo San Miguel Salgado, Alain Armando Izquierdo Barrios, Yordanis Montero Antúnez y Luis Mario Juárez Calzada.

Por su parte, el Servicio Guardacostas de Estados Unidos actualizó la cifra de intercepciones de cubanos en el mar, que se elevó a 1,835, hasta el 31 de agosto, 478 casos más que en todo el año fiscal 2013.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios