Ciencia

Médicos cautos tras operación que permite caminar a hombre paralizado

Darek Fidyka, derecha, un bombero polaco de 40 años, es la primera persona en el mundo que se recupera de un desgarramiento total de los nervios de la columna vertebral
Darek Fidyka, derecha, un bombero polaco de 40 años, es la primera persona en el mundo que se recupera de un desgarramiento total de los nervios de la columna vertebral AFP PHOTO / BBC PANORAMA

Los médicos polacos que lograron hacer caminar a un hombre que estaba paralizado hasta la cintura advirtieron el miércoles que el tratamiento sólo sirve en algunos casos, procurando evitar “darle esperanzas a todas las personas con la columna vertebral dañada”.

Darek Fidyka, un bombero polaco de 40 años, es la primera persona en el mundo que se recupera de un desgarramiento total de los nervios de la columna vertebral, según un artículo publicado el martes en la revista científica Cell Transplantation.

Fidyka fue operado hace dos años. Ahora puede caminar con un andador, hacer vida normal e incluso conducir un automóvil, cuatro años después de haber sido acuchillado por el exmarido de su compañera.

El tipo de herida en la columna que tenía este paciente es “muy poco común”, declaró en rueda de prensa el doctor Pawel Tabakow, quien dirigió el proyecto.

Este tratamiento se puede aplicar “sólo con heridas provocadas por un instrumento cortante, como un machete”, aclaró su superior, el profesor Wlodzimierz Jarmundowicz, agregando que no quería “darle esperanzas a todas las personas que tienen la columna vertebral dañada”.

Por lo tanto, para proseguir sus investigaciones buscarán dos nuevos pacientes que reúnan condiciones muy precisas.

Según explicó Tabakow, fue por casualidad que logró progresar en sus investigaciones iniciadas hace 12 años. En efecto, en general las células que habrán de permitir la regeneración de los nervios se toman de la nariz del paciente, pero esto fue imposible con Fidyka porque tenía sinusitis.

Por lo tanto, se tomaron las células de su bulbo olfatorio, para lo cual tuvo que abrírsele el cráneo, una operación considerada “arriesgada”.

Posteriormente, estas células envolventes olfatorias permitieron a las fibras nerviosas seccionadas reconstituirse.

Esta técnica había dado buenos resultados en laboratorio, pero jamás había sido experimentada con éxito en el ser humano.

“Para mí, es todavía más impresionante que los primeros pasos del ser humano en la Luna”, había afirmado el martes el profesor Geoffrey Raisman, del Instituto de Neurología del University College de Londres (UCL).

El miércoles, Raisman se mostró optimista y cauto a la vez: “No sabemos si esta tecnología se puede extender a lesiones más grandes”, puntualizó.

“Ahora mucha gente piensa que se va a poder curar y no es así. Se necesitarán por lo menos cinco años y tal vez más antes de que eso sea posible”, agregó.

Por su parte, Alain Privat, un investigador del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica (INSERM) francés, especializado en la reconstrucción de la médula espinal, había recomendado “prudencia”, destacando que la operación debía ser “reproducida para que se pudieran sacar conclusiones”.

“Sólo un verdadero ensayo (clínico) permitirá mostrar que es sin lugar a dudas el hecho de haber injertado las células envolventes olfatorias lo que hizo funcionar nuevamente a la médula espinal”, dijo.

Luego agregó que entre las dudas que deben ser aclaradas, habría que confirmar que la médula espinal había sido totalmente seccionada.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios