Curiosidades

Donante anónimo regala $2 millones al Metrozoo

El anciano delgado y con el cabello completamenteblanco se le acercó por primera a Ron Magill hace unadécada, lo llamó tranquilamente hacia un rincón y ledijo que le encantaba el Metrozoo. Luego le entregóa Magill un cheque por $90,000.

''Pensé que el cheque iba a rebotar de aquí a LosAngeles'', dijo Magill.

Pero no reboot en absoluto. Un año después el ancianovolvió a visitar el Metrozoo y le entregó a Magillotro cheque, en aquella ocasión por $100,000. Habíasólo dos condiciones: que él se mantuviera anónimo, yque Magill, director de comunicaciones del zoológico,decidiera cómo gastarlo.

El anciano era dueño de una compañía de herramientasen Nueva York antes de mudarse para Miami, y habíahecho su fortuna en la Bolsa de Valores con Exxon yCon Edison. Años después, su generosidad continuó,llegando a los $900,000.

La esposa del donante le pidió a The Miami Herald queno mencionara el nombre del anciano, honrando así sudeseo de permanecer en el anonimato.

Cuando el hombre murió el pasado diciembre a los 95años, le hizo a Magill un regalo final: un cheque por$2,307,684.36 que Magill mostró ayer a loscomisionados de Miami-Dade.

El dinero se empleará en hacer renovaciones en elviejo anfiteatro del zoológico.El cheque estaba firmado: "Donante anónimo''.

  Comentarios