Curiosidades

Voluntarios se encierran por tres meses en un simulacro de vuelo a Marte

Panorama del suelo del planeta Marte tomada por la televisión de la NASA. Foto de archivo, julio 22 de 1997.
Panorama del suelo del planeta Marte tomada por la televisión de la NASA. Foto de archivo, julio 22 de 1997.

Seis voluntarios se encerraron hoy por tres meses en un módulo científico para participar en el simulacro de un vuelo a Marte, informó el Instituto de Problemas Biomédicos (IPMB) de la Academia de Ciencias de Rusia.

Según las condiciones del experimento, los cuatro rusos, el francés y el alemán seleccionados por la agencia espacial rusa Roscosmos y la europea ESA no podrán abandonar durante 105 días el módulo, que imita el interior de una estación espacial.

El experimento pone a prueba la capacidad de compatibilidad psicológica y la tolerancia de los integrantes de la tripulación y permitirá a los científicos estudiar día a día los efectos del aislamiento durante los vuelos cósmicos de larga duración.

''Estoy muy contento con la composición de nuestra tripulación y seguro de que en este equipo no tendremos problemas psicológicos'', declaró a la prensa antes de iniciarse el experimento el comandante del grupo, el cosmonauta ruso Serguéi Riazanski.

Junto a Riazanski, de 34 años, integran el equipo otros tres rusos, el también cosmonauta profesional Oleg Artemiev (37 años), el maestro de deportes Alexéi Shpákov (40) y el médico Alexéi Baránov (33 años).

Los otros participantes son el piloto francés de aviación civil Cyrille Fournier, de 40 años, y el ingeniero alemán Oliver Knickel, de 28, según la agencia rusa Interfax.

Riazanski subrayó que todos los participantes pasaron por un riguroso proceso de pruebas médicas y psicológicas, estudiaron el funcionamiento de las naves espaciales y superaron un curso de supervivencia en un bosque de la región de Moscú.

''Es un proyecto muy serio, y nuestra actitud hacia el experimento es como si fuera un vuelo de verdad'', aseguró.

Los voluntarios, que durante su encierro llevarán a cabo experimentos médicos y biológicos, explicaron que entre ellos hablarán en "ruslish'', una mezcla de ruso e inglés, al igual que en la Estación Espacial Internacional.

El experimento se desarrolla en cinco módulos de 550 metros cúbicos situados en el recinto del IPMB con la configuración, instrumentos y equipos que podría haber en las futuras naves interplanetarias.

El módulo dispone de una sala de reuniones, un gimnasio, un laboratorio, un invernadero, tres aseos y una sauna, además de seis compartimentos individuales para cada tripulante.

Para sus ratos libres los voluntarios tienen libros, discos y películas en DVD, así como una guitarra y una armónica.

El experimento forma parte de un proyecto ruso llevado a cabo por el IPMB con la participación del Directorio para Vuelos Espaciales Pilotados de la ESA.

Sin embargo, no es más que la antesala del proyecto principal, el "Marte-500'', que simulará un vuelo tripulado al Planeta Rojo, aunque con una nueva tripulación, y cuyo comienzo está previsto para finales de este año o principios de 2010.

Los futuros seis voluntarios permanecerán en el simulador un total de 520 días, el tiempo del viaje de ida y vuelta a Marte, más una estancia simulada de 30 días en la superficie marciana.

Cada participante en el simulacro de 105 días percibirá 15.000 euros, mientras que los emolumentos de los voluntarios en el experimento mayor, el "Marte-500'', ascenderán a 55.000 euros.

El viaje tripulado al planeta rojo es una meta ya establecida en los programas espaciales de Estados Unidos, Rusia, China y los países miembros de la ESA.

Algunos científicos rusos opinan que el primer vuelo tripulado ruso a Marte podría efectuarse ya en 2020, aunque sin descender a la superficie marciana, ya que se limitará a estudiar el planeta con ayuda de aparatos automáticos controlados desde la órbita.

  Comentarios