Curiosidades

‘Nacimiento virginal’: Enorme serpiente tiene dos crías sin intervención de un macho

Anna, una enorme anaconda verde, tuvo dos crías sin aparearse con un macho y tras estudiar el caso los científicos determinaron que fue posible debido a la estrategia reproductiva conocida como partenogénesis, que en griego significa nacimiento virginal.

Los bebés de dos pies de largo nacieron en el New England Aquarium, en Massachusetts, donde la madre vive con otras tres hembras de la especia anaconda verde, la más grande del mundo, informó el acuario en su sitio en internet.

Las pruebas de ADN confirmaron que las crías son resultado de la reproducción no sexual, más común en las plantas e insectos.

La partenogénesis, que permite a un organismo femenino fecundarse sin la fertilización de un macho, “es extremadamente rara entre las especies de vertebrados” y se ha documentado en un número limitado de especies de lagartos, tiburones, aves y serpientes.


Este es el segundo caso confirmado de partenogénesis en una anaconda verde. Tres nacieron en un zoológico del Reino Unido en el 2014, según el New England Aquarium.

Las crías de Anna fueron descubiertas por el personal del acuario en la exhibición dedicada a la selva tropical. Los biólogos se percataron en enero que la anaconda de 10 pies y cerca de 30 libras, de 8 años, todavía estaba en el proceso de dar a luz a más serpientes.

Pero la mayoría de ellas nacieron muertas, lo cual es bastante común en la partenogénesis entre los vertebrados.

Inicialmente, tres bebés sobrevivieron, pero uno murió a los pocos días. Los otros dos se encuentran en buenas condiciones.


Los veterinarios del acuario inmediatamente pensaron que se trataba de un caso de partenogénesis, pero realizaron varias pruebas para descartar otras posibilidades y por eso no informaron sobre el hallazgo hasta el jueves pasado.

Las serpientes fueron revisadas cuidadosamente para reconfirmar su género y también se analizó si Anna estuvo previamente expuesta a un macho.

Pero la historia de la vida de Anna era bien conocida. Había nacido bajo el cuidado de una organización certifica de reptiles y llegó al acuario como un animal muy joven sin haber estado expuesta a los machos adultos. Probar el ADN era la única forma de tener una confirmación positiva de la partenogénesis y los veterinarios del acuario enviaron muestras de tejido para su análisis.


Semanas después, los resultados confirmaron las sospechas: Anna había reproducido de manera no sexual.

Los científicos también se preguntaron si las crías eran los “clones jóvenes de Anna”. Puede haber diferentes tipos de partenogénesis, muchos de los cuales no producen copias exactas del ADN de la madre.

Sin embargo, la secuencia genética limitada realizada a las dos serpientes jóvenes mostró coincidencias y “parecen ser copias genéticas o clones de la madre”.

El New England Aquarium dijo que las jóvenes anaconda aún no están en exhibición, comen una vez a la semana y tienen personalidades diferentes, una es más tranquila mientras que la otra es más propensa a explorar los alrededores.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog
  Comentarios