Especiales

LeBron James es una mega estrella de pies a cabeza

En su visita a la Casa Blanca LeBron James exclamó “¡Mamá lo hice!”, algo que sonó como un alarde, y es que el mejor basquetbolista del mundo lo sentía así, no era una fanfarronada, un ejercicio de alarde. No, era la verdad, el King ya estaba en la cima del mundo.

Desde que se unió al Heat, James fue sumamente criticado, ahora nadie se mete con él. Nadie.

Como nadie ha sabido soportar toda clase de críticas y sobreponerse a la derrota en su primera final como miembro de los Tres Grandes. Ese hecho, en vez de hundirlo le sirvió para crecer y posicionarse todavía más en la historia.

Tras fallar en su intento en el primer año que llegó a Miami, James ha demostrado que la decisión de traer sus talentos a South Beach fue muy acertada, luego de conseguir su segundo anilló en apenas tres años.

Primero tuvo que espantar los viejos fantasmas y vencer en la final a los muchachos del Thunder de Oklahoma y recientemente tuvo que ratificarse derrotando a los veteranos de los Spurs de San Antonio, los dos equipos que han reinado en el Oeste en los últimos años. En ambos campeonatos fue galardonado con el prestigioso premio Bill Russell como Mejor Jugador de las Finales de forma muy merecida.

Entre ambas Finales tuvo una campaña regular del más alto nivel llevando al Heat ha establecer sus mejores marcas de temporada con 66 juegos y 27 victorias consecutivas. Con toda justicia fue nombrado también y por segundo año consecutivo Jugador Más Valioso.

Ahora la frase “no uno, no dos, no tres, no cuatro...”, dicha por él en su presentación en la Arena AmericanAirlines ha dejado de convertirse en una promesa para comenzar a ser una realidad, porque como bien dijo Pat Riley, con quien se fundió en una abrazo al término del encuentro, “LeBron acaba de comenzar”.

Aunque nada está garantizado, nada está escrito y en eso radica su grandeza.

James, antes del inicio del Juego 7, ganado por el Heat 95-88, ejerció de líder motivando a su equipo con palabras propias de su estatura como jugador.

“Ellos [los Spurs] nos han llevado hasta el límite, son un gran equipo que nos han hecho jugar nuestra mejor versión”, arengó James. “Este es el partido que tanto estábamos esperando para ganar otro título, para esto es que hemos estado trabajando todo el año. Es hora de que esto se haga realidad”.

Y así fue. El Heat ganó y él terminó el encuentro con 37 puntos y recibió de las propias manos del legendario Bill Russell el trofeo de JMV. Luego respondiendo a una pregunta sobre las críticas recibidas dijo que le daba igual lo que la gente diga de él fuera de la cancha

“Trabajé mucho para mejorar, salir aquí a jugar y que los resultados salgan. Estoy sin palabras”, dijo James. “Soy LeBron James, de Akron, Ohio, de una ciudad del interior, ni siquiera se supone que tendría que estar aquí. Es demasiado. Cada noche cuando voy al vestuario y veo mi “6” con James a la espalda, me siento un afortunado, bendecido”.

Igualmente, demostró su madera de líder dentro y fuera de la cancha y disfrutó el triunfo como un niño a pesar de su cansancio después de su descomunal esfuerzo jugando todas las posiciones.

“Este equipo ha sido increíble y se está cumpliendo todo con lo que soñé cuando me vine aquí. Estoy feliz de pertenecer a esta organización de primera clase”, comentó James. “Hemos perseverado, hemos luchado ante la adversidad y hemos logrado dos títulos consecutivos”.

El mítico Magic Johnson no tuvo más remedio que rendirse ante su talento delante de unas cámaras que pusieron a Miami en el centro del universo.

“Yo, que sí he visto jugar a todos, creo que puedes convertirte en el jugador más grande de todos los tiempos”, dijo Magic.

James igualó a Michael Jordan como los únicos jugadores en ganar el MVP de la campaña regular, el título, y el MVP de las Finales dos años al hilo, después de su destacada actuación en estos playoffs.

“Antes de la serie dije que sería un mejor jugador del que enfrentó a los Spurs la última vez. No pareció en los dos primeros juegos, pero tuve confianza en el trabajo”, dijo James. “He venido aquí para ganar campeonatos, dos en tres años hasta ahora. No quiero pensar en el año que viene. Tengo que disfrutar al máximo éste. Es un momento increíble para nuestro equipo”.

  Comentarios