Estados Unidos

Un juego de video resalta la vida de los indocumentados

Las reglas son sencillas: No llame la atención. No robe en las tiendas. Manténgase alejado de los agentes de Inmigración.

Si sigue esas reglas podría evitar terminar en una centro de deportación.

ICED, un videojuego que estará a disposición del público de forma gratuita en noviembre, tiene a cinco adolescentes que tratan de permanecer en el país a pesar de que los buscan un grupo de agentes de inmigración. El título en inglés tiene que ver con la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas --también conocida como ICE por sus siglas en inglés--, la agencia del gobierno que, entre otras tareas, busca a inmigrantes ilegales que tienen en su contra órdenes de deportación.

El juego fue creado por Breakthrough, una compañía sin fines de lucro con sede en Nueva York, para tratar de despertar conciencia sobre el efecto de las reformas de inmigración que se aprobaron en 1996.

''Se trata de un territorio inexplorado'', afirmó Mallika Dutt, directora ejecutiva del grupo. ``Uno puede ver un documental, una historia, pero en realidad uno no puede entrar en la piel de otra persona y experimentar de veras cómo es''.

El juego le permite a un jugador recorrer una ciudad virtual modelada a partir de Nueva York. Si el jugador tiene una buena conducta (no salta, por ejemplo, la talanquera del tren subterráneo para no pagar ni roba en tiendas) entonces ganará puntos que a la larga harán que pueda continuar en libertad en las calles.

De igual modo, los jugadores pueden aumentar sus puntos si se matriculan en una escuela de idiomas, al reciclar productos o respondiendo correctamente preguntas a todo lo largo del juego. Mientras más puntos gane el jugador, menos agentes de inmigración estarán persiguiéndolo.

Poco después --algo virtualmente inevitable-- usted será arrestado y llevado a un segundo nivel, el centro de detención.

Allí, los jugadores deberán evitar enfrascarse en peleas, iniciar huelgas de hambre o firmar una carta de deportación voluntaria. Al final, los jugadores se enfrentarán a un juez que determinará su suerte.

El juego es oportuno y necesario, declaró Cheryl Little, directora ejecutiva del Centro Floridano de Defensa a los Inmigrantes.

''Recientemente los inmigrantes han sido atacados con una fuerza que no hemos visto en mucho tiempo'', comentó Little. ``Tal vez este juego despierte un poco de compasión''.

Alrededor de 100 estudiantes de tres escuelas secundarias de Nueva York aportaron ideas para el juego. Algunos, como Daniel Laverde, estudiante de 10mo. grado de la secundaria Renaissance, en Queens, también participaron en la grabación de voces.

''Muchas de las cosas que quería ver en el juego ya estaban en él, desde distintos grupos étnicos hasta distintas situaciones'', afirmó Laverde.

Los cinco personajes del juego están basados en estudios de casos reales, y los creadores tuvieron que trabajar arduamente para hacer más comprensibles las ideas complicadas, dijo la otra creadora, Heidi Boisvert.

El presupuesto que tenían era sólo de unos $15,000, dijo Boisvert.

Es el primer juego de su tipo es ofrecer un ambiente de tercera dimensión, comentó Suzanne Seggerman, presidenta y cofundadora de Games for Change, organización que le brinda apoyo a grupos que utilizan videojuegos cuyo fin es lograr cambios en la sociedad.

''Es también el primer juego de su tipo que realmente toma una postura ante el problema de la inmigración'', declaró Seggerman. ``Estamos en un momento en que los juegos están haciéndose cada vez mejores''.

Aunque el juego está todavía en su etapa de creación, ya tiene sus detractores.

Joanna Marzullo, presidenta de New Yorkers for Immigration Control and Enforcement, un grupo que se opone a la inmigración ilegal, dijo que el juego convierte en broma un asunto serio como es la inmigración''.

''El juego está tratando de inocular en nuestra juventud cierta simpatía por los ilegales'', dijo Marzullo. ``Crea la imagen de que Estados Unidos es un gran abusador. Me parece que es algo errado''.

Dutt, por su parte, señaló que ha encontrado oposición en páginas de internet y otros foros.

Iván Ortiz, portavoz del ICE en Puerto Rico, indicó que se sentía confiado de que la mayoría del público comprendería que los videojuegos son ficticios.

''Transformers es sin duda uno de los videojuegos más populares que existen en la actualidad, y sin embargo la gente sabe que no son robots que andan por la Tierra disfrazados'', recalcó Ortiz.

ICED está todavía en su fase de prueba y se espera que esté disponible en la internet en noviembre para ser descargado de forma gratuita.

No importa lo mucho que un jugador se esfuerce para ganar, ICED no tendrá un final feliz, ya que los personajes serán deportados, los enviarán nuevamente a un centro de detención o regresarán a la ciudad, donde tienen que empezar desde el principio otra vez.

Al respecto, Boisvert dijo: ``La idea es demostrar que aunque el inmigrante haga todo bien y no se busque problemas, está latente la posibilidad de que lo envíen a un centro de detención por una pequeña infracción''.

aamerikaner@MiamiHerald.com

  Comentarios