Estados Unidos

El futuro presidente tendrá un Congreso demócrata

Cualquiera que gane la presidencia en noviembre tendrá que lidiar con un Congreso demócrata. Y muy probablemente sea con una mayoría demócrata más fuerte que la de estos días.

Hasta republicanos normalmente optimistas reconocen lo malo de su situación tras perder su tercera elección especial consecutiva para la Cámara de Representantes, en las que habían sido seguros distritos republicanos.

''Un gran sector del público americano no tiene confianza en el Partido Republicano,'' dijo el representante Tom Cole, republicano por Oklahoma, el principal operativo político del partido para las elecciones a la Cámara.

''Debe de ser un año realmente bueno para los demócratas en ambas cámaras,'' dijo Stuart Rothenberg, editor del Rothenberg Political Report. Es una de las tres voces no partidistas más autorizadas en las contiendas congresionales, junto con Charles Cook del the Cook Political Report y Larry Sabato, el director del Center for Politics de la Universidad de Virginia.

Todos pronostican que los demócratas aumentarán sus mayorías en la Cámara entre 6 y 20 escaños, y en el Senado entre 2 y 5.

Añaden que el cambio pudiera ser mayor pero ninguno espera que los demócratas vayan a ganar lo suficiente como para poder aprobar legislación por sobre cualquier táctica dilatoria (filibuster) en el Senado o un veto presidencial en cualquiera de las Cámaras.

También es posible que algunas de las ganancias demócratas pudieran venir con la elección de candidatos moderados o conservadores - como sucedió la semana pasada en Mississippi. Eso significaría que un presidente demócrata --el senador Barack Obama o la senadora Hillary Clinton-- pudiera tener dificultades para aprobar todas sus proposiciones en temas como la salud pública y los impuestos.

''Obama puede proponer docenas de nuevos programas pero lo más probable es que el Congreso no esté de acuerdo con la mayoría de ellos,'' dijo Sabato. ``Habrá suficiente moderados en la Cámara y en el Senado para obligar al nuevo presidente a un compromiso.''

Las perspectivas serían peores para el senador John McCain, el candidato republicano.

''Si es McCain,'' dijo Sabato, ``encontraría sus iniciativas nacionales automáticamente muertas. Su única verdadera influencia con el Congreso sería en la esfera exterior''.

¿Por qué las probables ganancias demócratas?

Hay una confluencia de factores que incluyen un presidente republicano impopular, una guerra impopular, el alza de los precios de la gasolina, los alimentos y la atención médica así como una difundida sensación de que el país no va por el buen camino. Aunque los demócratas han compartido el poder desde que tomaran el control del Congreso en el 2006, no han tenido que compartir la responsabilidad.

''En ambiente político es tal que los electores siguen pesimistas sobre la dirección del país y del Partido Republicano en general,'' dijo Cole, presidente del Comité Congresional Nacional Republicano.

Otra razón: los republicanos tienen más escaños que defender y menos dinero para hacerlo.

En el Senado, donde alrededor de un tercio de los escaños se discuten cada dos años, más republicanos han decidido retirarse desde que perdieran el control de la mayoría hace dos años. Ahora su partido tiene que defender más de dos docenas de escaños abiertos.

Los republicanos también tienen mucho menos dinero, al revés que en otras épocas. La semana pasada, los comités de campaña republicana de la Cámara y el Senado habían recaudado $108 millones para este ciclo de dos años y tenían $24.5 millones en efectivo sin gastar.

En comparación, los dos comités demócratas habían recaudado $160 millones y todavía tenían $882 millones de efectivo en mano.

''Nunca hemos visto una situación donde, como partido, los demócratas hayan tenido más dinero,'' dijo Cook. Los demócratas, afirmó, pueden obligar a los republicanos a gastar fondos defendiendo escaños que debieran de ser seguros.

El representante Chris Van Hollen, demócrata por Maryland, advirtió contra una espera demasiado larga, observando que es raro que un partido gane escaños tras una elección como la del 2066, donde los demócratas conquistaron 30 nuevos escaños.

  Comentarios