Estados Unidos

Obama piensa declararse vencedor

Hillary Clinton libra el martes una de las últimas batallas por la candidatura demócrata a la presidencia estado-unidense, esperando ganar con ventaja la primaria de Kentucky, dado que la de Oregon recaería en su rival y favorito, Barack Obama, que ya piensa en noviembre.

La senadora por Nueva York prometió seguir la carrera hasta el final, pese a que numerosos observadores opinan que la ventaja de Obama ya no puede recuperarse, su campaña parece no tener más fondos y la lista de estados que todavía no se pronunciaron se reduce.

Por su parte, Obama, se prepara a anunciar el martes su victoria sobre Hillary Clinton por la investidura del Partido Demócrata, dijo el senador por Illinois el sábado durante una reunión de recaudación de fondos en Oregon.

Prediciendo su victoria en la primaria organizada en Oregon (noroeste), Obama dijo que "estamos en condi-ciones de decir que hemos ganado la mayoría'' de delegados necesarios para obtener la investidura.

Hasta ahora Barack Obama reunió bajo su nombre a 1,893 delegados, incluidos los "superdelegados'', dirigentes del partido libres de decidir su voto, frente a 1,720 a favor de Clinton, según el sitio independiente RealClearPolitics. Se precisan 2,025 delegados para obtener la candidatura.

En Oregon (noroeste) hay unos 52 delegados en juego, y en Kentucky (centro-este) 51.

A continuación quedarán únicamente tres primarias, de pequeña importancia en términos de delegados: en Puerto Rico el 1ro. de junio, y en Montana y Dakota del Sur el 3 de junio.

Los dos rivales se encontraban en campaña este fin de semana en el estado "progresista'' de Oregon, cuya composición demográfica es favorable al senador negro. La media de los últimos sondeos publicados por RealClearPolitics da 14 puntos de ventaja (53/39) al senador en este estado de población ilustrada y mayoritariamente blanca interesada en el ambiente y con gran cantidad de estudiantes.

El viernes Hillary Clinton decidió adoptar en Oregon una actitud calma, privilegiando mesas redondas tele-visadas con uno o dos ciudadanos comunes, y evocando largamente la crisis económica actual, desde las dificul-tades del mercado inmobiliario hasta la subida de precios de la gasolina.

Este fin de semana la senadora despachó a su esposo Bill Clinton y su hija Chelsea por las carreteras del estado mientras ella difundía nuevos spots de propaganda, en uno de los cuales se burla de las estrellas de la información televisiva que predijeron su derrota.

En Kentucky (centro-este), un estado más pobre y conservador, mayoritariamente blanco y obrero, los nuevos spots de Hillary Clinton --que espera imponerse a Obama con 28 puntos de ventaja (58/30)-- la presentan como una campeona de la defensa de los trabajadores.

La demografía de Kentucky se asemeja a la de Virginia Occidental, donde Clinton ganó el 13 de mayo con una amplia victoria: 67 por ciento de los votos.

Pero mientras la ex primera dama estadounidense trata de reducir el margen que la separa de Barack Obama, en los últimos días éste abandonó la interna demócrata, centrándose ya en la campaña a las presiden-ciales de noviembre.

Bajo el fuego cruzado de los violentos ataques republicanos del viernes, el senador negro defendió su concepto de política exterior, cuestionado por el presidente estadounidense George W. Bush y el candidato republicano John McCain, quienes pusieron en duda sus capacidades para proteger al país contra el terrorismo.

Además, tiene previsto volver simbólicamente a Iowa (norte), que el 3 de enero se convirtió en el pri-mer estado que le dio una victoria frente a Hillary Clinton. El senador por Illinois llevará a cabo un mitin "en este estado crucial que los demócratas deben ganar en noviembre'', indicó el sábado su equipo de campaña.

  Comentarios