Estados Unidos

Descontinuarán programa para que inmigrantes ilegales se entreguen para ser deportados

Un controvertido programa de prueba que les habría permitido a los inmigrantes ilegales entregarse para ser deportados se descontinuará pues solamente ocho personas respondieron, según informaron ayer unos funcionarios federales.

El programa de la Policía de Inmigración (ICE) que sólo duró tres semanas tenía como objetivo unos 30,000 inmigrantes ilegales en cinco ciudades: Santa Ana y San Diego en California, además de Phoenix, Charlotte y Chicago.

"No estamos considerando expandir ni extender el programa'', dice James Hayes, director interino de Operaciones de Detención y Remoción de ICE. "Creo que aprendimos mucho''.

Hayes dijo que el programa, que costó $41,000, no fue un fracaso porque suministró información valiosa, y añadió que se ahorró dinero porque habría costado $54,0000 detener y deportar a los ocho voluntarios.

La operación, nombrada Operation Partida Programada (Scheduled Departure) enfoca lo que el gobierno cataloga como "extranjeros fugitivos no criminales'', que son inmigrantes ilegales que han recibido órdenes finales de deportación pero no tienen antecedentes delictivos. ICE dice que en todo el país hay unos 457,000.

El programa se anunció en radio, televisión y medios impresos como una alternativa más humana que les habría concedido a los inmigrantes ilegales 90 días para ocuparse de sus familiares y sus asuntos sin estar detenidos en espera de la deportación.

Hays dijo que en un número telefónico gratis establecido para contestar preguntas sobre la operación se recibieron 136 llamadas.

Los defensores de los inmigrantes criticaron el programa desde el principio, y Hayes acusó a dichos grupos de haber obstaculizado la participación.

Hayes dijo que los ocho inmigrantes que se presentaron incluyen dos de Guatemala, dos de la India, uno de Estonia, uno del Líbano, uno de México y uno de El Salvador.

Agregó que ICE planea aumentar el número de Equipos de Operaciones de Fugitivos que andan en busca de inmigrantes ilegales que han ignorado órdenes de deportación. Para el 1ro de octubre, habrá 104 equipos de esa clase en todo el país, o 29 más que el año pasado.

Douglas Rivlin, portavoz del Foro Nacional de Inmigración, dice que la mayoría de los extranjeros indocumentados y sus hijos están arraigados ya en la sociedad estadounidense y no quieren irse.

No sería realista esperar que les tardaría 90 días encontrar padres substitutos para sus hijos o prepararlos para ingresar al sistema escolar en un país que no conocían y en un idioma que no hablan, y ni que decir de lidiar con hipotecas y otros asuntos, dijo.

"No vamos simplemente a deportarnos, a sacarnos de una situación en la que hay 12 millones de nosotros viviendo aquí'', añadió Rivlin.

Jorge Mario Cabrera, un portavoz de la Coalición de Derechos Humanitarios para Inmigrantes en Los Angeles, dice que la Operación Partida Programada fue "un truco publicitario'' que se recordará como "un espectáculo hipócrita de interés por los inmigrantes no autorizados''.

  Comentarios