Estados Unidos

En picada el precio del petróleo

La plataforma de extracción de crudo de Chevron en el Golfo de México, cerca de Nueva Orleans, fue levemente dañada por el huracán Gustav.
La plataforma de extracción de crudo de Chevron en el Golfo de México, cerca de Nueva Orleans, fue levemente dañada por el huracán Gustav. AP

Con la noticia de que la infraestructura petrolera de la Costa del Golfo no sufrió daños serios a manos del huracán Gustav, el precio del petróleo bajó el martes a su nivel menor en cinco meses a poco más de $100 el barril.

El precio del crudo para entrega en octubre bajó a $105.46 durante las primeras horas del martes, su nivel más bajo desde abril, antes de finalmente perder $5.75 y cerrar en $109.71 en New York Mercantile Exchange. Ese nivel es casi 30 por ciento menos de la cota máxima de $147 el barril en julio.

La última vez que el petróleo bajó de $100 el barril, la semana del 14 al 20 de marzo, el precio nacional promedio del galón de gasolina regular estaba en $3.27. La AAA informó el martes que hoy ese promedio es $3.68, un aumento de 90 centavos en comparación con hace un año.

Por ahora, todas las señales apuntan a más reducciones de precios.

"La demanda se mantiene débil'', dijo James Crandell, analista petrolero de Lehman Brothers, banco de inversión de Wall Street que mantiene una posición contraria al pronosticar la baja del precio del crudo.

Lehman espera que el precio del crudo promedie $105 el barril entre octubre y diciembre, y $100 o menos a comienzos del 2009, sobre la base de que a la débil demanda en Estados Unidos ahora le siguen Asia y Europa.

"En Europa se ha deteriorado la situación económica y los bancos centrales han cambiado de tono'', dijo Crandell, señalando que la inflación no están negativa en Europa como el lento crecimiento, lo que reduce la demanda de crudo. "En términos de demanda de petróleo, vemos que la demanda se mantendrá débil en Estados Unidos, algo que no ha mejorado en momentos que los precios bajan''.

Otro factor, más difícil de cuantificar, es la debilidad de la demanda de crudo y sus productos refinados en China, cuyas estadísticas de consumo se consideran desde hace mucho poco fiables.

Los analistas también piensan que China acumuló inventarios de gasolina y combustible diésel de cara a los Juegos Olímpicos del mes pasado.

"Queda claro que estaban acumulando inventario. Ahora no sólo no acumularán más, sino que tratarán de reducir ese inventario'', dijo Crandell, lo que significa que los chinos usarían su inventario de crudo en vez de comprar en el mercado mundial.

Otros analistas petroleros opinan que la baja de los precios refleja la corrección de una burbuja especulativa y sugieren que el precio bajará más en el futuro.

"A pesar de la reciente corrección, creemos que el precio del crudo todavía está inflado y que no refleja las cifras fundamentales del sector'', escribieron Fadel Gheit y Daniel Katzenberg, analistas petroleros de Oppenheimer & Co., una firma de gestión de inversiones de Nueva York.

En un informe dado a conocer el martes, los dos expertos sugirieron que las recientes hostilidades en la región del mar Caspio, rica en petróleo, debe haber revertido la tendencia a la baja de los precios si la oferta mundial fuera realmente limitada.

"La invasión rusa de Georgia y el huracán Gustav no han logrado detener la baja del precio del petróleo, lo que prueba que están inflados'', afirmaron Gheit y Katzenberg, agregando que ‘‘excepto si se produce una interrupción seria del suministro, pensamos que el precio del petróleo ya tocó su máximo''.

Virtualmente todo el sector petrolero de la Costa del Golfo estaba detenido mientras las empresas de energía comenzaban a evaluar los daños a las plataformas marítimas y oleoductos, según el Servicio de Gestión de Minerales de Estados Unidos. El martes era demasiado pronto para afirmar cuándo se reanudarían las actividades, aunque algunas empresas petroleras se preparaban para llevar de regreso sus empleados a las plataformas tan pronto como hoy mismo.

Las instalaciones de extracción pudieran reanudar sus operaciones en uno o dos días, mientras que las refinerías podrían demorarse de dos a cuatro días. En el 2005 los huracanes Katrina y Rita inhabilitaron la infraestructura petrolera marítima de la región durante varias semanas.

"A diferencia de hace tres años, parece que las cosas se normalizarán rápidamente'', dijo Jim Ritterbusch, presidente de la consultora de energía Ritterbusch and Associates en Galena, Illinois.

El martes otro factor que influía sobre el precio del crudo fue el fortalecimiento del dólar frente al euro, que alentó a los inversionistas que compraron crudo como protección contra la inflación.

Sin embargo, el precio del crudo puede aumentar si el dólar se debilita de nuevo o si los países petroleros reducen la producción para mantener los precios altos, como han especulado algunos analistas.

La OPEP tiene programado reunirse el 9 de septiembre en Viena y ha indicado que puede tomar medidas para defender el nivel de $100 el barril.

Este reportaje fue complementado con material de The Associated Press.

  Comentarios