Estados Unidos

Continúan esfuerzos por controlar inundación en Presidio

Los equipos de emergencia colocaron el viernes sacos de arena para crear una presa después que un dique se desmoronó parcialmente el fin de semana, dejando a esta población del oeste de Texas a merced de la crecida del Río Bravo.

Las cuadrillas de helicópteros volaron desde un área desértica hacia el oeste de Presidio, sobre el dique, depositando los sacos, tan grandes como ruedas de tractor, en la base de un puente de madera ferroviario, en un esfuerzo para evitar que las aguas de la inundación llegaran a la cuidad.

El caudal del Río Bravo, llamado Río Grande en Estados Unidos, pareció haber descendido el viernes, y los lugareños dijeron que el agua comenzó a retirarse al día siguiente de amenazar varias zonas de Presidio tras la rotura de un dique en la parte oriental de esta población de 5.000 personas situada a unos 400 kilómetros (250 millas) de El Paso.

Presidio ha estado bajo constantes advertencias de inundación desde hace dos semanas, en medio del crecimiento constante del Bravo.

El río se salió de su cauce y luego llenó un canal de varias decenas de metros (centenares de pies) de ancho, marcado por un par de presas en ambos lados de la frontera.

"La buena noticia es que el caudal del río parecer haberse estabilizado'', dijo el procurador del condado de Presidio, Rod Ponton. "No sabemos qué pasó, pero estamos satisfechos''.

Empero, la población no se encuentra fuera de peligro tras ver aumentar el caudal del río que la separa de la mexicana de Ojinaga. El Río Bravo creció debido a las copiosas lluvias y a la apertura de exclusas del embalse mexicano de Luis León.

En Ojinaga, centenares de casas quedaron inundadas al desbordarse el Río Conchos y rebasar las aguas Del dique "El Granero'', dijo Isaac Olivas, director de Protección Civil del estado de Chihuahua. La crecida alcanzó casi 4 metros (13 pies) de altura en algunas partes de la población.

Agregó que 300 familias fueron evacuadas durante el fin de semana y que no hubo heridos. Olivas indicó que los diques del territorio mexicano no sufrieron roturas.

El agua del Río Bravo se precipitó por la fractura de otro dique la mañana del viernes al este de Ojinaga, justo al otro lado del río en donde los helicópteros depositaban los sacos de arena.

La situación hizo que el gobernador texano Rick Perry emitiera una declaración de emergencia el jueves por la noche. Pidió además una declaración presidencial de desastre para el condado de Presidio.

"Esta situación plantea un peligro inmediato para los residentes de Presidio'', dijo el gobernador en una declaración.

------

La periodista de The Associated Press Marina Montemayor contribuyó con este despacho en Ciudad Juárez, México.

AP-ES-09-19-08 2215EDT

  Comentarios