Estados Unidos

Palin crea expectativa frente a debate, aún entre los republicanos

Sarah Palin
Sarah Palin AP

La candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos, Sarah Palin, se prepara para un crucial debate televisivo el jueves, luego de entrevistas que sembraron desconcierto incluso en su propio partido, donde algunos reclaman su salida de la campaña.

La gobernadora de Alaska (noroeste) está desde ayer en el rancho del candidato presidencial John McCain en Sedona (Arizona, suroeste), convertido en campo de entrenamiento antes del duelo del jueves frente a su rival demócrata, el veterano senador Joe Biden, el único antes de las elecciones de noviembre.

El debate genera mucha expectativa: tras un debut sensacional el mes pasado, cuando McCain, de 72 años, sorprendió al anunciar como compañera de lista a esta hermosa mujer ultraconservadora de 44 años, madre de 5 hijos, adversaria del aborto y apasionada por las armas de fuego, sus desaciertos, la falta de tino político y el miedo a la prensa la hicieron caer en las encuestas.

A pesar de que sus actos siguen convocando multitudes, Palin no logró atraer al electorado femenino demócrata decepcionado por la elección de Barack Obama como candidato a suceder a George W. Bush en la Casa Blanca contra la opción de Hillary Clinton.

Con un 58 por ciento de "impresiones favorables'' a principios de setiembre en una encuesta realizada por el Washington Post, bajó a un 52 por ciento a fin de mes y perdió el interés de las mujeres indecisas, que cayó de un 65 a un 43 por ciento.

Según otra encuesta, realizada la semana pasada por CNN, un 49 por ciento de los electores estiman que Palin carece de las cualidades necesarias para convertirse en presidente, una cuestión clave dada la edad de McCain.

"No se puede poner a alguien así a dos pasos de la Casa Blanca'', dijo el comentarista de CNN Jack Cafferty.

A pesar de que dinamizó la campaña, aportando un viento de frescura, de populismo y de juventud al candidato republicano unas pocas entrevistas fueron suficientes para hacer tambalear su candidatura.

"Las recientes entrevistas de Sarah Palin por Charles Gibson (ABC) y Katie Couric (CBS) mostraron claramente que ella no juega en la primera división'', estimó la editorialista republicana Kathleen Parker, que llegó a escribir en la revista National Review que la gobernadora pone al partido en una situación tan delicada que debería retirar su candidatura.

Las entrevistas, en las que Palin no logra contestar preguntas --especialmente sobre la ‘‘doctrina Bush de injerencia y unilateralismo en política exterior''-- o se lanza en una larga y confusa descripción de los efectos del plan de rescate financiero, causan estragos en internet.

Algunas respuestas de la candidata son retomadas por los comediantes de los shows televisivos nocturnos, por ejemplo cuando declara sin más explicaciones que la proximidad con Rusia de su casa en Alaska le da una visión de política exterior.

Ayer, puesta en dificultades por la periodista de CBS Katie Couric, la candidata fue salvada in extremis por una intervención de John McCain que estaba a su lado y fustigó al "periodismo de tender trampas''. "¿Qué es esto, una pizzería?", protestó McCain.

La semana pasada, Sarah Palin evitó cuidadosamente a la prensa durante su visita a Nueva York, donde se reunió con varios jefes de Estado que asistían a la Asamblea General de la ONU, incluido el colombiano Alvaro Uribe.

"La novedad está pasando, y la gente está haciendo hincapié sobre lo que sabe y lo que no sabe, sobre todo en un contexto de crisis y de preocupación por el futuro'', explicó a la AFP Jack Citrin, profesor de ciencias políticas en la Universidad Berkeley (California).

  Comentarios