Estados Unidos

Advertirán a los padres no suministrar medicina para el catarro a menores de 4 años

Los fabricantes de remedios para la tos y el catarro anunciaron el martes que advertirán voluntariamente a los padres no darle esos productos a niños menores de 4 años, una medida negociada en privado con las autoridades federales en los últimos seis meses.

De inmediato comenzarán a aparecer en las farmacias medicamentos con nuevas etiquetas, aunque los expertos siguen discutiendo a qué edad los remedios que se venden libremente son seguros y efectivos. Las nuevas etiquetas también advierten contra el uso de antihistamínicos para sedar niños.

El año pasado, las compañías decidieron desalentar el uso de los productos en menores de 2 años.

Todos los años los laboratorios farmacéuticos venden 95 millones de paquetes de anticatarrales para niños, que generan unos $300 millones. Más de 7,000 niños son llevados a los hospitales todos los años debido a reacciones adversas, debido en lo fundamental a dosis excesivas por accidente. Las complicaciones más frecuentes son mareos y dificultad para respirar.

Los representantes del sector, que enfrentan una prohibición directa de la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) de mercadear remedios para el catarro para niños, dijeron que tomaron la decisión porque la mayoría de los problemas se presentan en niños de 2 y 3 años.

Los médicos que han solicitado a la FDA mayores restricciones dijeron que las nuevas advertencias no son suficiente. Los productos "no deben poder adquirirse libremente hasta por lo menos los 12 años'', dijo Wayne Snodgrad, pediatra y farmacólogo clínico de la sucursal médica en Galveston de la Universidad de Texas.

  Comentarios