Estados Unidos

Programas con contenido sexual influye en el embarazo en edades tempranas

Una importante investigación sugiere que el número de embarazos es mucho más alto entre adolescentes que miran programas de televisión con diálogos y escenas de contenido sexual en comparación con los que tienen gustos más conservadores.

¿Les recuerda esto Sex and the City? Ese fue uno de los programas utilizados en la investigación.

El nuevo estudio es el primero en relacionar esos hábitos televisivos con el embarazo en la adolescencia, afirmó la autora principal del mismo, Anita Chandra, especialista en comportamiento de Rand Corp. Los adolescentes que vieron programas con más contenido sexual tenían el doble de probabilidades enfrentar un embarazo durante los tres años siguientes que las que los miraron menos.

Investigaciones anteriores por parte de los mismos científicos ya habían concluido que ver mucho sexo en la televisión puede influir en que los adolescentes tuvieran relaciones íntimas en edades más tempranas.

Los programas que sólo hacen referencia a los aspectos positivos del comportamiento sexual pueden impulsar a los adolescentes a tener sexo sin protección "antes de estar listos para tomar decisiones responsables'', declaró Chandra.

El estudio fue publicado ayer en el número de noviembre de la revista Pediatrics. El mismo abarcó a 2,003 muchachos y muchachas de todo el país entre los 12 y los 17 años, a quienes se les preguntó por teléfono en el 2001 sobre sus preferencias televisivas. Los jóvenes fueron cuestionados dos veces más, la última en el 2004, y se les preguntó sobre el embarazo. Entre las muchachas, 58 quedaron embarazadas durante el seguimiento, y, entre los muchachos, 33 dijeron que habían embarazado a una muchacha.

A los participantes se les preguntó con qué frecuencia veían cualquiera de entre 20 programas televisivos populares entre los adolescentes en ese momento, o con un alto contenido sexual. Entre ellos estaban Sex and the City, That 70s Show y Friends.

Los embarazos fueron dos veces más comunes entre los que decían ver estos programas con regularidad, en comparación con los adolescentes que dijeron no verlos casi nunca.

Chandra afirmó que los hábitos televisivos estaban fuertemente vinculados al embarazo entre los adolescentes, aun cuando se consideraron otros factores, entre ellos las notas escolares, la estructura familiar y el nivel de educación de los padres.

Pero el estudio no se ocupó adecuadamente de otros factores, tales como la autoestima, los valores familiares y el ingreso familiar, afirmó Elizabeth Schroeder, directora ejecutiva de Answer, un programa de educación sexual para adolescentes con sede en la Universidad de Rutgers.

"Los medios de difusión tienen su impacto en el asunto, pero no sabemos cuán importante es debido a la existencia de tantos otros factores'', amplió Schroeder.

Pero Bill Albert, jefe principal del programa en la Campaña Nacional para Prevenir el Embarazo en los Adolescentes, una organización sin ánimo de lucro, elogió el estudio.

"Los medios de difusión ayudan a dar forma a las relaciones sociales de los adolescentes. La mayoría de los padres lo saben. Esto es simplemente una buena investigación que lo confirma'', subrayó Albert.

  Comentarios