Estados Unidos

Obama usará poderes ejecutivos para revertir políticas de Bush

Barack Obama
Barack Obama AFP/Getty Images

El presidente electo Barack Obama planea usar sus atribuciones ejecutivas para iniciar un proceso de cambios desde que asuma el cargo, sin necesidad de la autorización previa del Congreso, quizás dando marcha atrás a algunas de las políticas de George Bush en materia de investigaciones de células madre y la explotación de petróleo y gas.

John Podesta, jefe del equipo de transición, dijo el domingo que Obama estudia las órdenes ejecutivas de Bush en esos temas y otros para decidir si cambia políticas emprendidas durante ocho años de gobierno republicano. De igual modo, indicó que el presidente electo puede recurrir a ese derecho si desea una respuesta rápida en ciertos temas.

"Hay muchas cosas que el Presidente puede hacer usando su autoridad ejecutiva sin esperar por el Congreso y creo que así será'', dijo Podesta. "Considero que piensa que tiene un mandato real en favor del cambio. Debemos dejar el camino emprendido por el gobierno de Bush''.

Podesta agregó que Obama trabaja en la formación de un gabinete diverso, que contempla acercarse a los republicanos y los sectores independientes, parte de una coalición amplia que apoyó a Obama durante la contienda frente al republicano John McCain. Se ha mencionado que el secretario de defensa, Bill Gates, pudiera permanecer el en cargo.

"Ni siquiera es republicano'', dijo el dirigente de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid. "¿Por qué no habríamos de conservarlo?"

Obama fue elegido sobre la base de sus promesas de cambio, pero la naturaleza del cargo impide a los presidentes hacer demasiadas cosas en favor del ciudadano promedio. El Congreso planea estudiar un segundo plan de estímulo económico antes de fin de año, algo con lo que Obama concuerda. Sin embargo, podrían pasar varios meses antes que el contribuyente disfrute el beneficio.

Obama se reunirá esta semana con Bush mientras los estadounidenses aguardan señales de cómo su nuevo líder enfrentará los grandes problemas que aquejan al país.

El presidente electo podría usar sus atribuciones ejecutivas para demostrar que al menos Washington está cambiando.

"La ventaja de Obama, por supuesto, es que tendrá el apoyo de la Cámara y el Senado, y eso facilita las cosas'', dijo Carl Tobias, profesor de Derecho de la Universidad de Richmond. "Pero incluso entonces, lograr un impacto inmediato es algo muy difícil porque la maquinaria de gobierno no se mueve con rapidez''.

Durante mucho tiempo los presidentes han empleado las órdenes ejecutivas para imponer políticas y fijar prioridades. Una de las primeras decisiones de Bush fue reimponer las restricciones a la ayuda estadounidense a naciones donde el aborto es legal. Las restricciones fueron impuestas por el presidente Ronald Reagan y continuadas por el padre del actual mandatario. Bill Clinton las retiró tan pronto asumió el cargo y a nadie le sorprendería que Obama lo haga también.

Las órdenes ejecutivas "tienen fuerza de ley y abarcan casi todo'', dijo Tobias en una entrevista telefónica.

Bush empleó ese poder para limitar el gasto federal en la investigación de células madre embriónicas, una posición que defendieron los que se oponen al aborto, quienes alegaron que destruir un embrión es igual que matar un feto. Obama ha respaldado este tipo de investigaciones para hallar curas para enfermedades como el mal de Alzheimer. Muchos republicanos moderados también apoyan la investigación, otorgándole el sello de bipartidismo.

Sobre las perforaciones, la Oficina Federal de Manejo de Tierras abrió unos 360,000 acres de tierra pública en Utah para explorar en busca petróleo y gas. Funcionarios del gobierno de Bush afirman que las perforaciones no dañarán las áreas ecológicamente sensibles, mientras los ambientalistas se oponen.

"Quieren perforar en tierras sensibles y frágiles en Utah'', dijo Podesta. "Me parece que eso es un error''.

Dos líderes republicanos de la Cámara dijeron que hay buena voluntad para trabajar con Obama para los proyectos de concreten. Sin embargo, también dijeron que esperan que los republicanos sean un freno contra el poder demócrata en el Congreso y la Casa Blanca.

"Será una oposición animada'', dijo el representante Mike Pence, republicano por Indiana. ‘‘Vamos a llevar esos principios infinitos de gobierno limitado, una defensa sólida y los valores tradicionales al pueblo estadounidense''.

Se cree que Pence ocupe el tercer cargo de más peso entre los republicanos de la Cámara.

  Comentarios