Estados Unidos

La elección aumenta la venta de armas en EEUU

Una tienda de armas en Fort Worth, Texas.
Una tienda de armas en Fort Worth, Texas. MCT

La venta de armas en Estados Unidos aumentó fuertemente en las semanas previas a la elección del senador demócrata Barack Obama a la presidencia, ya que los defensores de su posesión temen restricciones al que consideran un derecho garantizado por la Constitución.

Las cifras más recientes no se encuentran disponibles según la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), pero el aumento en la venta de fusiles, armas pequeñas y semiautomáticas empezó en la primavera boreal y literalmente estalló en octubre.

Tan solo en ese mes, las ventas subieron 15 por ciento, ellos representa 150,000 armas más, según cifras de la agencia del FBI que verifica los antecedentes penales de los compradores.

"La elección [presidencial] tiene, sin duda alguna, relación con esto. A medida que nos acercábamos a la elección y se preveía cada vez más una victoria de [Barack] Obama, las ventas estallaron a fines de octubre'', explicó Tony Aeschliman, portavoz de la Fundación Nacional de Tiro Deportivo.

En las armerías consultadas, las ventas van en aumento. Los compradores "tienen miedo de un control de armas. La Segunda Enmienda indica que legalmente podemos tener armas. [Obama] va a tratar de quitarnos ese derecho'', se lamentó Jimmy, encargado de la armería Republic Arms, en Houston, Texas.

"La gente no dice realmente por qué compra armas'', pero "estoy seguro que tiene que ver con la elección de Obama, ya que es muy contrario a las armas de fuego'', destacó Jan, encargado de Continental Arms en Baltimore, Maryland, quien también ha visto aumentar las ventas en las últimas semanas.

Durante la campaña electoral, Barack Obama explicó que respetaba la Segunda Enmienda de la Constitución, en la que se basan los partidarios de las armas de fuego para poseerlas, pero como legislador de Illinois votó a favor de varias medidas para restringir su tenencia.

La Segunda Enmienda garantiza a todos los ciudadanos estadounidenses el derecho de tener armas de fuego.

"La gente tiene la preocupación legítima de que con el gobierno de Obama, y una mayoría demócrata en la Cámara y en el Senado, trate de prohibir cierto tipo de armas, principalmente los fusiles deportivos semiautomáticos'', indicó Dave Workman, editor de la revista Gun Week.

"El mismo fenómeno tuvo lugar cuando [Bill] Clinton fue elegido la primera vez'' en 1992, recordó Aeschliman. "Había un furor de compras porque [Clinton] no era percibido como alguien favorable a las armas de fuego''.

El rápido aumento del desempleo (6.5 por ciento, la mayor tasa en 14 años) podría ser otra de las explicaciones, según la asociación de tiro deportivo. Sabemos que cuando el desempleo crece los cazadores están más activos. Tienen tiempo y pueden por lo tanto acumular carne destinada al congelador'', indicó Tony Aeschliman.

  Comentarios