Estados Unidos

Demócratas buscan rescatar industria de autos

EL LIDER de la mayoría en el Senado, Harry Reid, de Nevada, centro, dijo que: "la semana 
próxima[...] estaremos determinados a aprobar la legislación que salvará los empleos de 
millones''.
EL LIDER de la mayoría en el Senado, Harry Reid, de Nevada, centro, dijo que: "la semana próxima[...] estaremos determinados a aprobar la legislación que salvará los empleos de millones''. AP

Los líderes demócratas del Congreso dijeron el martes que están listos para impulsar la legislación de emergencia para ayudar a la industria automovilística en peligro cuando los legisladores regresen a Washington la semana próxima por primera vez después de las elecciones, lo que está creando las condiciones para un último enfrentamiento con el presidente George W. Bush.

"La semana próxima, durante la última sesión del Congreso del presidente saliente, estaremos determinados a aprobar la legislación que salvará los empleos de millones de trabajadores cuyas vidas están en juego'', dijo en una declaración el líder de la mayoría, Harry Reid, de Nevada.

Su llamada a la sesión llegó poco después que la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, indicó que el Congreso y el gobierno "deben tomar una acción inmediata'' para evitar un posible desplome de la industria automovilística de Estados Unidos.

Pelosi casi dijo que el Congreso podría adoptar la legislación para entregar fondos de emergencia a los fabricantes de autos, lo que le da al Departamento del Tesoro la opción de utilizar dinero del programa de $700,000 millones. Sin embargo, cuando la Casa Blanca insiste en que los fondos de ayuda deben reservarse para las instituciones financieras, la opción parece poco probable, lo que hizo que un funcionario demócrata dijera que los demócratas tratarían de forzar la mano de Bush.

Algunos asistentes del Congreso declararon que los demócratas, en caso que deban continuar adelante con la legislación de emergencia, tendrán que decidir si apoyan una medida para la industria automovilística, o de lo contrario incluir la ayuda en una medida económica más amplia. Es probable que este tipo de paquete incluya beneficios extendidos de desempleo, ayuda a los estados y ciudades en crisis, nuevo dinero para el cuidado de la salud, cupones de alimentos y tal vez dinero, todos programas a los que la administración se ha resistido.

Reid y Pelosi han pedido al gobierno de Bush a que ayude a las empresas automotrices, especialmente a General Motors, que está perdiendo velozmente sus reservas de capital y parece estar precipitándose hacia la quiebra. Las acciones de GM, que han estado bajando por semanas, descendieron un 13 por ciento adicional el martes, a $2.92, su punto más bajo desde 1943. GM advirtió el lunes a sus accionistas que tal vez no podría continuar manteniéndose a flote por mucho tiempo.

En una reunión el lunes en la Casa Blanca, el presidente electo Barack Obama urgió asimismo a Bush a que ayude a las compañías automotrices, y funcionarios del Congreso dijeron que los líderes demócratas estaban coordinando sus actividades con el equipo de transición.

"Para prevenir la quiebra de uno o más de los principales fabricantes de automóviles estadounidenses'', dijo Pelosi en su declaración, "lo cual tendría un efecto devastador en nuestra economía, particularmente en los hombres y mujeres que trabajan en esa industria, el Congreso y el gobierno de Bush deberán tomar medidas inmediatas''. Agregó: "Confío en que el Congreso pueda considerar la semana que viene una legislación de ayuda de emergencia durante la sesión del gobierno saliente, y tengo la esperanza de que el gobierno de Bush la apoye''.

Un alto funcionario demócrata que pidió anonimato dijo que Pelosi había decidido retar a Bush a que colabore con los demócratas.

  Comentarios