Estados Unidos

Tras impulsar el triunfo de Obama, hispanos buscan lugar en su gabinete

El director ejecutivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas, Oscar Chacón (der.); el director ejecutivo de la League of United Latin American Citizens, Brent Wilkes (izq.), y la directora ejecutiva del Labor Council for Latin American Advancement, Gabriela Lemus, en una conferencia de prensa en Washington.
El director ejecutivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas, Oscar Chacón (der.); el director ejecutivo de la League of United Latin American Citizens, Brent Wilkes (izq.), y la directora ejecutiva del Labor Council for Latin American Advancement, Gabriela Lemus, en una conferencia de prensa en Washington. Getty Images

Los hispanos en los estados en que ocurrió un viraje electoral --como la Florida-- y llevaron a Obama a la Casa Blanca buscan ahora un lugar en la mesa, así como en el gabinete y las entidades federales.

Mientras el equipo de transición del presidente electo estudia la hoja de vida de los solicitantes que ocuparán unos 10,000 cargos federales --desde el secretario de Estado hasta el menos menos ostentoso director de la Oficina de Personal-- los grupos hispanos se movilizan para asegurar que el electorado de más rápido crecimiento en el país esté bien representado en el nuevo gobierno.

"Estamos por un gobierno que sea un reflejo de la población de Estados Unidos'', dijo Peter Zamora, abogado del Fondo de Defensa Legal y Educacional Mexicoamericano.

La National Hispanic Leadership Agenda, una coalición de dos docenas de grupos hispanos, realiza esfuerzos para animar a los hispanos a solicitar cargos en el nuevo gobierno. Esta semana la coalición exhortó a Obama a que nombrara secretario de Estado a Bill Richardson, gobernador de Nuevo México.

Las peticiones son resultado de un apoyo hispano sin precedentes al candidato presidencial demócrata: en todo el país las encuestas sugieren que Obama ganó el voto hispano a John McCain por un margen de más de 2 a 1, un aumento significativo en comparación con el 2004, cuando el presidente Bush ganó con un voto hispano justo por debajo del 45 por ciento.

"Tenemos esperanzas de que el gobierno de Obama reconozca la importancia del voto hispano. Salieron a votar en grande por él'', dijo Brent Wilkes, director ejecutivo de la League of United Latin American Citizens.

Wilkes dijo que los hispanos son 9 por ciento del electorado y apoyaron a Hillary Clinton en muchas de las primarias demócratas. "Podría ser la comunidad que decidiera la presidencia'', dijo Wilkes.

El director de la campaña hispana de Obama, Temo Figueroa, manifestó que esperaba que los hispanos estén bien representados en el nuevo gobierno y señaló que Federico Peña, ex alcalde de Denver, es uno de los 12 miembros de la junta asesora que ayudará a Obama a escoger su gabinete.

Otro de los miembros del equipo de transición de Obama es Frank Sánchez, asesor empresarial de Tampa y consejero de Obama para asuntos hispanos. Otro de los que se rumora que recibirá un cargo es Manny Díaz, alcalde de Miami.

"Los hispanos mostraron su fuerza en las elecciones y confío plenamente en que Barack Obama tendrá un gobierno muy inclusivo'', dijo Ana Cruz, estratega demócrata de Tampa que citó la presencia de Sánchez como prueba. "No ignorarán al electorado que les aseguró un margen de victoria''.

El copresidente de la transición de Obama, John Podesta, dijo en una información a la prensa que "la excelencia es el primer criterio para elegir a los que dirigirán en el gobierno''. Pero añadió: "mientras no perdamos de vista la bola, [el gobierno] puede balancear la diversidad geográfica, la racial y la de género''.

Aunque los grupos hispanos tienen como mira las posiciones de perfil alto en el gabinete, como la de secretario de Estado, Wilkes dijo que también están interesados en agencias más oscuras como la Oficina de Personal, que supervisa las contrataciones en muchas agencias federales.

Un informe federal de principios de este año halló que aunque el porcentaje de hispanos en la fuerza de trabajo federal se ha elevado, los hispanos todavía están poco representados en los puestos federales.

Otros departamentos que están en la mira: Educación y Seguridad Nacional, que supervisa la policía de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos. Obama también propuso crear una Oficina de Política Urbana para desarrollar una estrategia destinada a las ciudades estadounidenses, algo que planteó en un discurso de junio ante la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, en Miami.

"Es fácil centrarse en un número limitado de puestos en el gabinete, pero hay cargos de gran importancia en las partes alta y baja del espectro'', dijo Zamora. "Aspiramos a la diversidad en todos los niveles''.

También existe el interés local de grupos de abogados, que incluye el Colegio de Abogados Cubanoamericanos, que aspira a enviar al gobierno en ciernes una lista de posibles candidatos a cargos. La asociación desea, por ejemplo, que un candidato hispano ocupe el cargo de fiscal federal en Miami que hoy ejerce Alex Acosta.

"No creo que alguien tenga la audacia suficiente para decir que ‘llegó el momento de la recompensa'. No es así como esto funciona'', dijo el abogado de Miami Roland Sánchez-Medina, el futuro presidente del colegio de abogados.

"Todos trabajamos juntos para elegir a Obama y sabemos que tenemos a una persona en la presidencia que escucha nuestros asuntos y nuestras preocupaciones. No se trata de que exista aquello de favor con favor se paga, pero si hay oportunidades den por seguro que lucharemos para que nuestra gente ocupe posiciones clave''.

Iclark@TheMiamiHerald.com

  Comentarios