Estados Unidos

Sin descanso en la lucha contra los incendios en California

Los bomberos luchaban este sábado contra dos incendios en California (oeste), en un lujoso barrio de la región de Santa Bárbara y en un barrio cerca de Los Angeles, que provocaron la evacuación de 10.000 personas y redujeron a cenizas a cientos de casas.

El incendio cerca de Sylmar, un suburbio de Los Angeles, se inició la noche del viernes y, azotado por violentos vientos, devastó un millar de hectáreas.

"Deben prepararse para lo peor'', advirtió el capitán del departamento de bomberos, Steve Ruda, a los residentes de un barrio de casas rodantes. "No sé cuantas casas (fueron destruidas). Unas 600 totalmente devastadas'', añadió Ruda.

"El fuego las quemó literalmente hasta el suelo. No quedó nada'', indicó.

El incendio, que amenaza todavía a un millar de viviendas, obligó a la evacuación de 10.000 personas, provocando asimismo el cierre de varias autopistas y la evacuación parcial de un hospital, según los bomberos de Los Angeles.

El personal del centro médico Olive View tuvo que ocuparse de los pacientes bajo respiración asistida con bombas manuales, debido a cortes de electricidad, y algunos recién nacidos, así como pacientes en estado crítico, fueron trasladados a otros hospitales, informaron medios locales..

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, declaró el estado de emergencia el viernes por la mañana, procedimiento que permite movilizar todos los recursos del estado (en el oeste de Estados Unidos) en caso de grave peligro para la población o las propiedades.

Las causas del incendio, que deja al menos cuatro heridos, de los cuales tres bomberos, eran de momento desconocidas. El alcalde de Los Angeles Antonio Villaraigosa, atribuyó la violencia de los incendios a la fuerza "atroz'' de los vientos, que soplan a cerca de 130 km/h.

"Sabemos que hemos perdido docenas de estructuras (...) seguramente más de las que hemos perdido en la última década'', declaró Villaraigosa en una rueda de prensa.

El fuego se declaró cerca de Los Angeles, mientras que cientos de bomberos seguían luchando contra el incendio que azotó el jueves la región de Montecito, refugio de celebridades a 160 kilómetros al noroeste de Los Angeles.

Más de 100 mansiones quedaron destruidas en esta localidad de 14.000 habitantes, así como en Santa Bárbara, mientras que unas 5.000 personas fueron evacuadas. La mañana del sábado, el fuego había devastado más de 700 hectáreas y estaba controlado al 40%.

Trece personas resultaron heridas, tres por quemaduras y diez intoxicadas por el humo, según portavoces del condado de Santa Bárbara, donde el gobernador también declaró el estado de emergencia.

En Montecito tienen su residencia numerosas celebridades, como la animadora televisiva Oprah Winfrey o los actores Michael Douglas, Jeff Bridges y Rob Lowe. Este último obligado a evacuar su domicilio la noche del sábado.

"Veía un partido de football con mi hijo cuando mi mujer me llamó y me dijo '¡Montecito se quema, salgan!''', contó el actor.

"Tomamos el auto, salimos de la alameda y toda la montaña detrás de nosotros estaba en llamas, llamas de 60 metros'', añadió Lowe, consultado en el programa de Oprah Winfrey el viernes.

En 2006, la revista Forbes ubicó a Montecito en el séptimo lugar en una lista que registra los códigos postales más caros. Las casas allí instaladas cuestan un promedio de 2,9 millones de dólares.

Victima de la sequía desde 2006, California se ve afectada regularmente por devastadores incendios.

En el otoño (boreal) de 2007, el sur del estado fue asediado por incendios que dejaron ocho muertos, destruyeron 2.000 casas y provocaron la evacuación de 640.000 personas.

  Comentarios