Estados Unidos

La Cámara aprueba plan para salvar las pensiones

Las compañías con planes de pensiones recibirían miles de millones de dólares de ayuda por la recesión, según un proyecto de ley aprobado en la Cámara de Representantes.

La medida busca evitar que los empleadores congelen los planes o cesanteen a los empleados, afirman los defensores de la legislación, que fue aprobada por votación oral el miércoles en la noche.

El texto también brinda alivio a algunas personas mayores a quienes la ley los obliga a sacar los ahorros de sus ya golpeados fondos de retiro y planes 401(k).

El Senado está tratando de que el proyecto de ley sea aprobado y busca enviarlo al presidente George W. Bush para su firma, antes del probable receso del Congreso a fines de esta semana.

Los empleadores con planes de pensiones basados en sus compañía o planes de beneficios definidos, han estado presionando al Congreso por conseguir alguna ayuda, argumentando que están en la difícil situación de necesitar dinero para mantener sus empresas a flote al mismo tiempo que tienen que hacer grandes contribuciones a planes que han perdido valor debido al declive económico.

La legislación les da esperanza a patrocinadores de los planes en un momento en el que el mercado ha creado obligaciones súbitas y mucho mayores para los fondos de pensiones, afirmó James A. Klein, presidente del American Benefits Council. Según Klein, sin ayuda "el dinero que se necesita para salvar empleos e inversiones de capital se desviaría hacia los planes de pensiones''.

El grupo citó un estudio reciente del Centro de Investigaciones de Retiro (Center for Retirement Research), de Boston College, que halló que los valores acumulados de los planes de beneficios definidos privados perdieron unos $900,000 millones en el período de 12 meses que terminó el 9 de octubre del año pasado, y que la contribución total que se requerirá de los empleadores para sus planes de retiro en el 2009 podría casi triplicarse, de poco más de $50,000 millones a casi $150,000 millones.

La legislación permite que los planes de pensiones "suavicen'' pérdidas inesperadas de activos en un período de 24 meses, y facilita la transición a nuevas normas de depósitos, establecidas en una ley de reformas promulgada en el 2006, según la cual los planes deben costearse 92 por ciento en el 2008 y 94 por ciento en el 2009.

"Eso no cambia las obligaciones'', comentó el representante Earl Pomeroy, demócrata por Dakota del Norte y miembro del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara Baja. Pero sí brinda "alivio adecuado en vista de la volatilidad sin precedentes del mercado''.

Finalmente, el proyecto de ley suspende para el 2009 la ley bajo la cual los ancianos que han sobrepasado los 70 años tienen que sacar una cantidad mínima de su plan de retiro o IRA. Los que no lo hagan están sujetos a un plan de penalidad de impuesto de consumo basado en la cantidad que debía haberse retirado.

George Miller, demócrata por California que preside el Comité de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes, indicó que la gente ha perdido billones de dólares de sus cuentas de retiro en los meses recientes. Este proyecto de ley debe "brindar suficiente alivio a los ancianos que podrían verse sujetos a un fuerte impuesto si no efectúan un retiro de sus ya reducidas cuentas de retiro''.

  Comentarios