Estados Unidos

Sindicato acusa a republicanos de sabotear plan de ayuda a sector automotriz

El presidente del sindicato United Auto Workers (UAW), Ron Gettelfinger, acusó hoy a los republicanos en el Senado de sabotear el plan de rescate del sector del motor e insinuó que era para favorecer a empresas extranjeras.

Durante una rueda de prensa celebrada en Detroit en la mañana de hoy, Gettelfinger detalló los contactos que el sindicato mayoritario del sector tuvo ayer con el senador republicano de Tennessee, Bob Corker, para llegar a un acuerdo.

El líder sindical dijo que a pesar de que UAW aceptó algunas condiciones que consideraba insultantes, los restantes senadores republicanos, especialmente los procedentes de estados sureños, sabotearon el acuerdo con Corker.

''Francamente temíamos que nos estaban tendiendo una trampa. Algunos en el Senado están resentidos por nuestro papel de liderazgo'', declaró Gettelfinger, quien exhibió un correo electrónico (supuestamente enviado por los republicanos) en el que se detalla la estrategia para paralizar el proyecto de ley.

Gettelfinger destacó que algunos de los senadores más opuestos al plan de rescate de los "Tres Grandes de Detroit'' proceden de estados donde operan fabricantes asiáticos y europeos de automóviles, e insinuó que esos legisladores no actuaban en el interés del conjunto del país.

El líder de UAW también explicó que la exigencia de los senadores republicanos de que sus afiliados reduzcan sus salarios a los mismos niveles que los de los trabajadores de los fabricantes extranjeros era una simple cortina de humo y que era "mezclar manzanas con naranjas''.

Según Gettelfinger, la propia Toyota considera que sus salarios y las prestaciones que paga a sus empleados son mejores que las que reciben los trabajadores de los "Tres Grandes de Detroit''.

''Si vamos a usar Toyota como modelo, estábamos preparados para revisar su estructura salarial'', dijo.

Gettelfinger insistió en que "la suspensión de pagos'' no es una opción, e indicó que General Motors no cuenta con suficiente dinero para terminar el año y que los proveedores resultarán afectados de forma directa, por lo que consideró urgente que la Casa Blanca actúe.

  Comentarios