Estados Unidos

Desesperado intento por salvar las ventas navideñas

UNA MUJER hace sus compras navideñas el domingo desafiando el frío en State Street, en Chicago.
UNA MUJER hace sus compras navideñas el domingo desafiando el frío en State Street, en Chicago. AP

Inclementes nevadas, aparcamientos llenos y rebajas atractivas recibieron este fin de semana a los estadounidenses en los centros comerciales, donde los establecimientos minoristas hacían un último esfuerzo por persuadir a la gente para que gaste su dinero, en la recta final antes de la Navidad.

Desde las más conocidas tiendas por departamentos hasta los comercios en las calles principales, fueron ampliados los horarios de atención al público, en algunos casos abarcando las 24 horas del día. En la mayoría de los establecimientos, el personal ofrecía un servicio especialmente amable a la clientela, buscando salvar un poco lo que probablemente será la peor temporada de compras en varias décadas, ante la recesión y la incertidumbre sobre la economía.

"Ellos realmente lo quieren mantener a uno allí dentro'', dijo Kim Rardon, residente de Raleigh, Carolina del Norte, quien se sorprendió por las rebajas que vio el sábado, mientras buscaba regalos en el centro comercial Crabtree Valley, en el norte de esa ciudad.

Para las personas dispuestas a abrir la billetera, las promociones abundaron. En Miami, Ana Solís compró en Disney Store varias camisetas que mostraban a Tigger y a la Rana René. Una de esas camisetas, cuyo precio original era de $24.99, tenía una etiqueta roja de $7.99, a la que debía descontarse un 40 por ciento adicional.

En la tienda principal de Macy's en la Calle 34 de Nueva York, los compradores se arremolinaron alrededor de anaqueles donde se ofrecía un descuento del 65 por ciento en la ropa para mujer. En otros lugares de la tienda había descuentos de 50 por ciento en bolsos de diseñadores como Dooney & Bourke o Coach y 40 por ciento en los aretes de oro.

Chris Moscardelli, de 38 años, encontró rebajas aún más atractivas, al obtener una frazada de cachemira por menos de la mitad de lo que costaba originalmente. "Este ha sido un día estupendo'', expresó.

Pero Ahmad Parpia, dueño de Marquise Jewelers, dentro del centro comercial Valley View en Dallas, ha visto esfumarse lo que solía ser su período más rentable del año.

Pocos compradores entran a la joyería de cuatro pisos para mirar las gargantillas con incrustaciones de diamantes, los relojes de oro o los otros productos, pese a los carteles que anuncian: "Crédito disponible hasta por $10,000. Mejoramos cualquier precio de la competencia''.

"Esto se ha derrumbado como un 80 por ciento en los últimos dos años'', dijo Parpia. "Jamás había visto algo así en la Navidad, y he estado en el negocio casi 15 años''.

El Consejo Internacional de Centros de Compras espera que el comercio establecido tendrá su peor desempeño en una temporada navideña desde al menos 1969, cuando comenzó a llevar su índice. Ha previsto que las ventas en tiendas que han permanecido abiertas durante más de un año caerán hasta 1 por ciento para el período que abarca noviembre y diciembre, y teme que la declinación sea incluso peor.

  Comentarios