Estados Unidos

Proponen subir 50% el impuesto a la gasolina

AP

Una comisión federal está urgiendo para que se apruebe un aumento del 50 por ciento de los impuestos sobre la gasolina y el diésel para financiar la construcción y reparación de las carreteras hasta que el gobierno establezca otra manera de que los motoristas paguen por usar las vías públicas.

La Comisión Nacional de Financiamiento de la Infraestructura del Transporte Terrestre, un panel de 15 miembros creado por el Congreso, es el segundo grupo en un año que hace un llamado a establecer impuestos al combustible más altos.

Ahora que los motoristas conducen menos y compran menos combustible, los presentes impuestos de 18.4 centavos por galón de gasolina y 24.4 centavos por galón de diésel no recaudaron lo suficiente para cubrir el costo de los programas de vías, puentes y tránsito.

En un informe que se espera se dé a conocer a fines de enero, los miembros de la comisión de financiamiento de la infrastructura afirman que ellos urgirán al Congreso a subir en 10 centavos por galón el impuesto a la gasolina y de 12 a 15 centavos por galón el del diésel. Al mismo tiempo, la comisión recomendará que se haga corresponder los impuestos al combustible con la inflación.

La comisión recomendará asimismo que los estados suban sus impuestos al combustible y hagan un mayor uso de las carreteras de peaje y los pagos por manejar en las horas pico.

Un aumento en los impuestos de esta magnitud podría resultar políticamente fatídico para los líderes demócratas del Congreso --el aumento del impuesto a la gasolina fue una de las razones por las que ellos perdieron el control de la Cámara y el Senado en las elecciones de 1994. El presidente electo Barack Obama ha expresado su preocupación acerca de aumentar los impuestos al combustible en el presente clima económico. Pero los miembros de la comisión dijeron que el gobierno tiene que sacar el dinero de alguna parte.

"Yo no estoy contento con un aumento en el impuesto a la gasolina, pero lo cierto es que el presente impuesto no puede pagar el mantenimiento del sistema que tenemos ahora'', dijo Adrian Moore, vicepresidente de la Reason Foundation, un think tank libertario de Los Angeles, y miembro de la comisión de ingresos de carreteras. "O dejamos que las carreteras se vayan al diablo, o pagamos más''.

El dilema que enfrenta el Congreso es que los programas de carreteras y tránsito dependen de los ingresos por concepto de impuestos al combustible que son insostenibles.

Muchos estadounidenses están conduciendo menos y cambiando a autos y camiones que gastan menos combustible, y el cambio hacia nuevos combustibles y tecnologías como autos híbridos recargables afectará aún más la venta de gasolina.

Según un borrador de las recomendaciones de la comisión de Financiamiento, la nación necesita cambiar a un nuevo sistema que cobre impuestos a los motoristas de acuerdo a cuánto usen las carreteras.

"La mayoría de los comisionados, si no todos, creen firmemente que necesitamos llevar a cabo una transformación fundamental del presente sistema'', dijo el presidente de la comisión Robert Atkinson, presidente de Information Technology & Innovation Foundation, un think tank de políticas tecnológicas en Washington.

Un estudio desarrollado por la Junta de Investigación del Transporte de las Academias Nacionales estimó que la brecha anual entre las recaudaciones y las inversiones requeridas para mejorar los sistemas de carreteras y tránsito era de unos $105,000 en el 2007, y aumentará a $134,000 en el 2017 si la tendencia actual continúa en vigor.

El déficit de ingresos previstos llevó a que la Comisión Nacional de Financiamiento de la Infraestructura del Transporte Terrestre, en un informe dado a conocer en enero del año 2008, hiciera un llamado a aumentar el impuesto a la gasolina en hasta 40 centavos por galón de manera paulatina durante un período de cinco años.

Charles Whittington, presidente de las Asociaciones de Camioneros Americanos, que apoya el aumento de los impuestos al combustible siempre y cuando se use el dinero en proyectos de carreteras, dijo que el Congreso podría decidirse a disfrazar un aumento de los impuestos al combustible como un sobrecargo para combatir los cambios en el clima.

El transporte es responsable por alrededor de un tercio del total de emisiones de carbono en Estados Unidos creadas por la combustión de combustible fósil.

Se estima que los congestionamientos del tráfico malgastan unos 2,900 millones de galones de combustible al año.

Menos congestionamiento reduciría los gases de invernadero y la dependencia del petróleo extranjero.

"En lugar de llamarlo un impuesto a la gasolina, llamémoslo un impuesto al carbono'', dijo Whittington. "Siempre y cuando lo llamemos de un modo diferente podríamos lograr el impulso y la aceptación necesarios para su aprobación''.

Los congestionamientos de tráfico en todo el país cuestan a la industria camionera pérdidas de unos 243 millones de horas perdidas y alrededor de $7,800 millones al año, según la comisión.

La comisión de financiamiento considera que la solución a largo plazo del problema es un sistema de ingresos que tome en cuenta el millaje.

Aunque los detalles no se han definido todavía, implementar un sistema semejante significaría equipar a todos los autos y camiones con un artilugio que usaría transmisores y sistemas de GPS para determinar cuántas millas ha viajado el vehículo, el tipo de carreteras y la hora del día.

La creación e instalación de dicho sistema tomaría unos 10 años.

Moore dijo que, en un inicio, la comisión se preocupó de que al usar la tecnología para seguir la pista de los vehículos podría violar la privacidad de los conductores, pero que les aseguraron que el sistema se podría diseñar evitando que los vehículos fueran "monitoreados de un modo orwelliano''.

  Comentarios