Estados Unidos

EEUU deportó más de 100,000 padres de niños estadounidenses en última década

Cerca de 200 reos inmigrantes indocumentados son trasladados hoy, 4 de febrero, a una sección nueva de la cárcel conocida como la Ciudad de las Carpas, donde cumplirán sus sentencias, para después ser deportados a sus países de origen. EFE/José Muñoz
Cerca de 200 reos inmigrantes indocumentados son trasladados hoy, 4 de febrero, a una sección nueva de la cárcel conocida como la Ciudad de las Carpas, donde cumplirán sus sentencias, para después ser deportados a sus países de origen. EFE/José Muñoz

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) deportó a más de dos millones de inmigrantes entre 1998 y 2007, de los cuales 108.434 fueron padres de niños nacidos en EEUU que habían violado las leyes de inmigración, según un nuevo informe.

El informe, elaborado por la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), señala que esos padres fueron deportados porque eran inmigrantes indocumentados o habían cometido un delito que afectaba a su estatus legal en EEUU.

Del análisis del Inspector General, Richard Skinner, no se desprende cuántos casos fueron deportados tanto la madre como el padre, ni cuánto tiempo la persona afectada vivió en EEUU antes de ser devuelto a su país o si los niños se quedaron en EEUU sin sus progenitores, dado que ICE no reúne esta información específica.

De los 108.434 padres deportados, más de un tercio (40.260 o el 37,1 por ciento) ya habían sido devueltos a sus países en anteriores ocasiones y habían reingresado a EEUU.

El reporte indica que el número de deportaciones aumentó en términos generales desde 1998, con un repunte en 2004.

También revela que menos padres fueron devueltos por primera vez a sus países en 2006 y 2007 que en anteriores años.

En cuanto a los motivos por los que los padres fueron deportados, un total de 68.179 inmigrantes no tenía autorización para vivir en EEUU y 63.510 habían cometido delitos durante su estancia.

De los padres con niños estadounidenses deportados, 24.076 o el 22,2 por ciento no tenían condenas en su historial, mientras que el 77,8 por ciento restante tenía una o más sentencias judiciales.

Más de la mitad de las condenas estaba relacionada con drogas peligrosas, inmigración y agresiones, según el informe.

Por su parte, el 56,8 por ciento de los padres devueltos cometió delitos graves.

Uno de los casos recientes más sonados fue el de la mexicana Elvira Arellano, cuyo hijo Saúl es estadounidense, y que se acogió durante un año al santuario en la Iglesia Unida Metodista Adalberto de Chicago y fue deportada por las autoridades de inmigración después de que saliera de su refugio para asistir a un evento en Los Angeles.

  Comentarios