Estados Unidos

La Casa Blanca fuerza la salida del presidente de General Motors

El presidente ejecutivo y presidente del directorio de General Motors Corp., Ric Wagoner, abandonará de inmediato su cargo a petición de la Casa Blanca.
El presidente ejecutivo y presidente del directorio de General Motors Corp., Ric Wagoner, abandonará de inmediato su cargo a petición de la Casa Blanca. AP

El presidente ejecutivo y presidente del directorio de General Motors Corp., Rick Wagoner, abandonará de inmediato su cargo a petición de la Casa Blanca, anunciaron el domingo funcionarios del gobierno. La noticia se produce en momentos que el presidente Barack Obama se prepara para revelar planes adicionales de reestructuración para salvar al sector automotriz.

Los funcionarios pidieron no ser identificados porque los planes no se han anunciado todavía. Obama tiene planeado anunciar este lunes medidas para reestructurar GM y Chrysler LLC a cambio de préstamos adicionales del gobierno. Las dos empresas han estado operando con $17,400 millones del gobierno y han solicitado $21,600 millones más.

La renuncia de Wagoner indica que el acuerdo contempla más que un cambio de gerencia, pero no está claro quién tomar las riendas de GM. La empresa ascendió recientemente a Fritz Henderson, su antiguo jefe de Finanzas, a presidente del directorio y de operaciones. Muchos en la compañía piensan que a final de cuentas reemplazará a Wagoner.

GM, con sede en Detroit, emitió el domingo una declaración en que se limitó a decir que la empresa espera pronto una decisión del gobierno pero que "no sería apropiado que especuláramos sobre cualquier anuncio''.

Una persona familiarizada con la gerencia de Chrysler dijo que la empresa no ha dado señal alguna de que el gobierno exija cambios a la firma de Auburn Hills, Michigan, dirigida por Robert Nardelli, ex presidente ejecutivo de Home Depot, desde agosto del 2007. Esta fuente también habló a condición de no ser identificada.

Wagoner, de 56 años, ha dicho repetidamente que cree que era mejor para la empresa si él la lideraba durante la crisis, pero ha enfrentado fuertes críticas en el Congreso por lo que muchos legisladores consideran años de malas decisiones, errores y arrogancia por parte de los tres grandes fabricantes de autos.

Wagoner comenzó en GM en 1977 y ocupó varios cargos en Estados Unidos, Brasil y Europa. Fue nombrado presidente y presidente ejecutivo en el 2000 y desde mayo del 2003 es además presidente del directorio y presidente ejecutivo.

Obama dijo el domingo que GM, Chrysler y todos los que tienen un interés en la supervivencia de ambas empresas necesitan tomar medidas para ayudarlos a reestructurarse para el futuro. En una entrevista el domingo en el programa Face the Nation, de CBS, Obama dijo que las empresas deben hacer más para recibir asistencia financiera adicional del gobierno.

"Todavía no han hecho todo lo necesario'', dijo.

Una fuente familiarizada con los planes de Obama dijo la semana pasada los cambios serían más profundos de lo exigido por el gobierno cuando aprobó los préstamos iniciales el año pasado.

Wagoner dijo en una entrevista con The Associated Press en diciembre que había declinado especular sobre sugerencias de varios legisladores de que la gerencia de GM debía renunciar como parte de cualquier paquete de rescate.

"Hago lo que hago porque significa un gran valor para la empresa'', dijo Wagoner el 4 de diciembre cuando GM solicitó ayuda al gobierno de Bush. "No está claro para mí que la experiencia en el sector debe considerarse algo negativo, pero voy a hacer lo que la empresa necesita y lo haré en consultas con la junta de directores''.

Los analistas del sector dan crédito a Wagoner por hacer algo más que reestructurar la enorme burocracia de la empresa. Pero dado que ha estado al timón de GM durante tanto tiempo, muchos de sus críticos afirman que demoró demasiado en enfrentar al sindicato y reducir las operaciones cuando su cuota de mercado se desplomó.

Aunque GM ha mejorado sus vehículos en los últimos dos años, los críticos dicen que la empresa dependió demasiado tiempo de la venta de camionetas y vehículos deportivos y no estaba preparada para el drástico cambio del mercado cuando la gasolina se disparó a $4 el galón el año pasado.

Durante el debate en el Congreso sobre los préstamos a GM el año pasado, muchos legisladores criticaron a Wagoner, entre ellos el senador Chris Dodd, demócrata por Connecticut y presidente de la Comisión de Banca del Senado.

Dodd acusó a la alta gerencia de los fabricantes de vehículos de "meter la cabeza en la arena'' ante los problemas y dijo que Wagoner "tenía que salir'' como parte de una reestructuración dirigida por el gobierno como condición para la ayuda financiera.

David Cole, presidente del Centro de Investigaciones del Sector Automotor en Ann Arbor, Michigan, dijo el domingo que la salida de Wagoner le da al gobierno una justificación para dar más dinero a GM. Dijo que no le había sorprendido la renuncia pero agregó que está decepcionado porque considera a Wagoner un líder capaz.

"Creo que como condición para más apoyo del gobierno, esto ayuda a darle una mayor justificación ante el público'', dijo Cole. "Esencialmente, toma la responsabilidad a nombre del equipo''.

Cole indicó que otras empresas del sector también han realizado cambios en la gerencia. Mencionó a Toyota Motor Corp., cuyo presidente, Katsuaki Watanabe, dijo recientemente que abandonaría el cargo en medio de las dificultades de la compañía. Por otra parte, el mayor fabricante francés del sector, PSA Peugeot-Citroen, despidió abruptamente al presidente ejecutivo Christian Streiff el domingo, alegando "dificultades excepcionales'' que hacen necesario un nuevo equipo directivo.

Cole dijo que la salida de Nardelli es menos probable que la de Wagoner porque el primero es ‘‘relativamente nuevo'' en Chrysler, con menos de dos años al volante de la empresa.

  Comentarios