Estados Unidos

En alza casos de presunto lavado de activos en EEUU

Charles Intriago, experto en lavado de activos, dijo a El Nuevo Herald que el problema no es del Fincen ni de los bancos, sino del cambio de prioridades del gobierno federal.
Charles Intriago, experto en lavado de activos, dijo a El Nuevo Herald que el problema no es del Fincen ni de los bancos, sino del cambio de prioridades del gobierno federal. Miami Herald

Los reportes de actividades sospechosas de lavado de activos que envían los bancos al gobierno federal se han cuadriplicado desde el 2001, inundando el Fincen, organismo encargado de combatir el lavado, de miles de informes que la entidad no está siempre en capacidad de compartir con agencias federales, según un reporte de la Oficina de Fiscalización del Congreso (GAO).

Algunos analistas sostienen que pese a la avalancha de reportes, las sanciones en dinero y las acciones criminales contra los bancos se han reducido.

Charles Intriago, experto en lavado de activos, dijo a El Nuevo Herald que el problema no es del Fincen ni de los bancos, sino del cambio de prioridades del gobierno federal, que ha destinado el personal que investigaba el lavado de activos a operaciones de inteligencia contra el terrorismo.

"Es el caso del IRS y del FBI, los mejores agentes [en lavado de dinero] están haciendo otra clase de trabajo'', señaló.

El estudio de la GAO coincidió con la revelación de un reporte de la publicación especializada Fortent Inform que indica que el número de acciones legales contra las instituciones financieras por falta de una adecuada supervisión de los programas contra el lavado se redujeron en un 16 por ciento en el 2008 comparado con el año previo.

Pero allí también se insiste que no es por descuido de los reguladores, sino por un cambio de objetivos del gobierno.

"No es que los reguladores se pusieron suaves con los agentes de cumplimiento [de los bancos]'' dijo Kieran Beer, editor jefe de la publicación.

La reducción, agregó, coincide con una explosión de acciones legales relacionadas con la política de préstamos y el manejo de capital de las entidades financieras.

Paradójicamente, el informe de la GAO afirma que algunos de los banqueros entrevistados señalaron que uno de los motivos del aumento de los reportes SAR es justamente por el efecto intimidatorio que han tenido las publicitadas sanciones impuestasa bancos importantes.

Los financistas citaron como ejemplo la multa de $25 millones al Riggs Bank, la institución involucrada en el ocultamiento de dinero del dictador chileno Augusto Pinochet, lo mismo que la confiscación de $40 millones de la que fue objetoal Amsouth Bank.

Esta prevención podría ser la causa de que los bancos estén enviando al Fincen reportes innecesarios para "curarse en salud'' y esquivar investigaciones. Pero la GAO sólo halló evidencias anecdóticas de esta tendencia.

Intriago señaló que como consecuencia de esos "reportes defensivos'' de los bancos, hay muchos clientes inocentes que son reportados y "quedan marcados por el resto de sus vidas, porque los computadores del Gobierno de EEUU no tienen tecla de delete''.

Según el estudio, los reportes de actividades sospechosas de lavado, conocido por sus siglas en inglés como SAR, aumentaron de 163,000 en el 2001 a 649,000 en el 2007.

Además de la actitud más acuciosa de las entidades financieras, los reguladores federales atribuyeron el alza a los avances tecnológicos que permiten activar alarmas cuando se presentan operaciones dudosas. Es el caso, agrega GAO, del fraccionamiento de depósitos menores de $10,000 para evitar presentar formularios ante el banco.

Los investigadores elogiaron el trabajo de FINCEN en el desarrollo de un nuevo trámite de revisión de los reportes SAR, pero señalaron que el sistema no especifica "los papeles y responsabilidades'' de quienes participan en el proceso, ni los mecanismos de información.

  Comentarios