Estados Unidos

La crisis desata una ola de bancarrotas

La tambaleante economía sigue llevando a más personas en Estados Unidos a la corte de bancarrota, donde el número de consumidores planteando quiebra para protegerse aumentó a su punto más alto en marzo desde octubre del 2005, cuando una nueva ley empezó a hacer el procedimiento más difícil y costoso. Y según las pérdidas de empleos siguen aumentando, es muy posible que eso también haga que sigan aumentando las bancarrotas.

En marzo se planteó un número promedio de 5,945 planteamientos de quiebra, 9 por ciento más que en febrero y 38 por ciento más comparado con un año antes, según Mike Bickford, presidente de Automated Access to Court Electronic Records, una compañía administrativa de datos de quiebra. En total, 130, 793 personas plantearon bancarrota en este mes de marzo.

La débil economía, y sus repercusiones: el aumento del desempleo, las rebajas de sueldos, los descensos del número de personas con seguro médico, y la crisis de hipotecas y reposesiones, todo eso juega un papel en el gran aumento de las bancarrotas. Y algunos de los factores más comunes que tienden a conducir a la bancarrota, el divorcio y los problemas de salud, no han desaparecido.

Pero el mayor factor en la oleada de bancarrotas ahora puede ser la restricción del crédito.

"Hay mucha gente sin trabajo, pero eso solamente no es lo que está suscitando la subida de los planteamientos de quiebra'', dice Robert M. Lawless, un profesor del Colegio de Leyes de la Universidad de Illinois. "Además de las pérdidas de trabajo están las restricciones del crédito a los consumidores. Comparado con hace unos 18 meses, el consumidor estadounidense no tiene la misma capacidad de pedir prestado para posponer el momento difícil. Sin ingresos y sin crédito, no es de sorprenderse que la clase media esté procurando alivio en las cortes de bancarrota''.

Lawless dice que espera que el total de bancarrotas llegue a 1.45 o 1.5 millones para fines de año, comparado con casi 1.1 millones en el 2008, un aumento de entre 31 y 36 por ciento. También significa que se está llegando al número promedio de alrededor de 1.4 millones antes de que la nueva ley de bancarrota tomara efecto en octubre del 2005.

"Demuestra que hay muchas más personas afectadas'', dijo Bickford. Incluso con la ley más estricta ya promulgada, los planteamientos ya están otra vez al nivel previo al cambio''.

La ley, llamada, de Prevención de Abuso de Bancarrota y Protección del Consumidor, les hizo más difícil a los consumidores eliminar sus deudas mediante quiebras planteadas ajo el llamado Capítulo 7. A los que ganan más que los ingresos intermedios ahora se les requiere primero pasar una prueba de medios, basada en ingresos, gastos de vida y otros factores. Si se calcula que pueden pagar algunas deudas, se les obliga a procurar una quiebra bajo el Capítulo 13, que establece un plan de pagos de cinco años y dificulta más empezar de nuevo.

"Las quiebras ocurren porque los problemas financieros ocurren'', dice Jack Williams, académico titular del American Bankruptcy Institute y profesor de bancarrota del Colegio de Leyes de la Universidad Estatal de Georgia. "Sería arrogante pensar que podemos manejar un sistema tan complejo introduciendo un examen de medios por aquí y un requerimiento de consejería por allá''.

La Cámara de Representantes ha aprobado un tipo de legislación llamada "cramdown'', pero no hubo suficientes votos en el Senado para superar el obstruccionismo de los republicanos, que quieren que las modificaciones a un grupo mucho más pequeño. Los demócratas del Senado están ocupándose de un posible arreglo, y dicen que esperan poder llevar el proyecto de ley a debate luego de que el Congreso regrese de su receso el 20 de abril.

  Comentarios