Estados Unidos

Obama cambia el rumbo de la política exterior

EL PRESIDENTE Barack Obama ha admitido en forma reiterada que Estados Unidos no es infalible.
EL PRESIDENTE Barack Obama ha admitido en forma reiterada que Estados Unidos no es infalible. AP

En sus primeros 100 días de gobierno, el presidente Barack Obama ha quebrado el molde de la política exterior del país, al enfocarse en la guerra antiterrorista de Afganistán, no en Irak, suspender restricciones en las visitas y envío de dinero de los cubanos a su país, buscar un apaciguamiento en las relaciones con Rusia y enviar un mensaje amistoso al mundo musulmán.

De manera reiterada Obama ha declarado que está consciente de que Estados Unidos no es infalible.

El alcance de la tarea en que el nuevo presidente se embarcó en el extranjero en dos viajes de gran trascendencia es inusitado, y aún más considerando que asumió las riendas de EEUU en medio de la peor crisis económica y financiera en décadas.

El ex secretario de Estado Henry Kissinger dice que Obama ha iniciado "una vasta agenda diplomática''. Y tal como insinuó en una reciente columna de opinión publicada en The Washington Post, "la posibilidad de hallar amplias soluciones no tiene precedente'', señaló.

Sin embargo, eso no garantiza que tenga éxito. Su gestión recién empieza y hay un largo camino por delante.

Obama ha hecho "una apuesta fuerte'', señala Chris Dolan, experto en Ciencias Políticas del centro de estudios Lebanon Valley College en Annville, Pennsylvania. "Es una estrategia selectiva y coordinada que trata de mejorar la imagen estadounidense, de mostrar humildad, a cambio de una mayor cooperación del resto del mundo''.

Mientras el resto del mundo sigue con atención las acciones de Obama, la respuesta en Estados Unidos no ha sido tan expresiva.

La importancia que Obama da a la política exterior "lo coloca en el molde de un gran estratega'', señaló Andrea Hatcher, catedrática de Ciencias Políticas de la Universidad del Sur, en Sewanee, Tennessee.

"El alcance de lo que ha realizado excede ampliamente lo que se esperaba'', agregó.

Sin poder pronosticar el resultado de su larga lista, los estudiosos de la política exterior de Obama llevan la cuenta de lo que ha hecho en sus primeros tres meses:

* Fijó el 2011 como plazo para que EEUU abandone la impopular guerra de Irak, a la vez que aumenta el número de tropas en Afganistán a fin de combatir a al Qaida y un resurgimiento del Talibán. Nombró al veterano diplomático Richard Holbrooke enviado especial en la región.

* Designó enviado al Medio Oriente al ex senador George Mitchell, famoso por lograr un acuerdo de paz en Irlanda del Norte, demostrando una determinación para volver a buscar un acuerdo entre israelíes y palestinos. Recientemente invitó a líderes palestinos y egipcios a la Casa Blanca en conversaciones separadas sobre un plan de paz. También lo ha visitado el rey Abdala II de Jordania.

* Por primera vez, envió un negociador estadounidense para que, junto a las naciones europeas, trate de convencer a Irán de que deponga su esfuerzo de desarrollar armas atómicas.

* Suspendió las restricciones a los viajes de los cubanos de EEUU a la isla y la suma de dinero que pueden enviar a sus familias allí. Obama ha dejado la impresión de estar dispuesto a hacer más para reparar la separación de medio siglo si el gobierno de Raúl Castro mejora el trato a sus opositores.

* Saludó con un apretón de manos al líder de Venezuela, Hugo Chávez, al margen de las enconadas críticas del presidente izquierdista contra EEUU durante el gobierno de George W. Bush.

* Expresó que aunque el deficiente récord de derechos humanos en China se sigue tomando en cuenta en Washington, no define las relaciones bilaterales.

* Criticó públicamente a Corea del Norte por el lanzamiento de un misil de largo alcance que podría portar ojivas nucleares hacia EEUU o alguno de sus aliados. Al tiempo que ponía énfasis en llevar al gobierno norcoreano a negociaciones para librar de armas atómicas a la península de Corea.

* Reformuló las relaciones con Rusia, que habían empeorado con Bush, y ofreció negociar un tratado de reducción de armas atómica en reemplazo del acuerdo START II a punto de expirar.

* En viajes a Europa y América Latina ha reconocido que considera parte del pasado los errores cometidos por EEUU en sus relaciones con ambas regiones. Admitió que la responsabilidad por la recesión mundial se originó, al menos en parte, en la ambición desmedida entre los líderes financieros de EEUU y el gasto ilimitado de los consumidores en el uso de tarjetas de crédito.

* Ordenó el cierre de la prisión militar de Guantánamo, en Cuba, dentro de un plazo de 12 meses y rechazó las técnicas de interrogación usadas durante el gobierno de Bush.

La más dramática ha sido la reciente revelación de memorandos enviados por el Departamento de Justicia de Bush que daba protección legal al uso de "técnicas duras'' en los interrogatorios. Obama no ha descartado que el Departamento de Justicia inicie una investigación de los responsables.

El gran interrogante sobre Obama la política exterior de Obama es si no se habrá trazado una agenda demasiado ambiciosa.

  Comentarios