Estados Unidos

La Cámara aprueba controles a las tarjetas de crédito

AP

En respuesta al enojo y la frustración de los consumidores, así como a una intervención del presidente Barack Obama, la Cámara de Representantes aprobó el jueves una legislación radical para proteger a los consumidores de los súbitos aumentos de la tasa de interés de las tarjetas de crédito.

Por una votación de 357 a 70, los legisladores aprobaron la "Carta de Derechos de los Titulares de Tarjetas de Crédito del 2009'', una detallada lista de protecciones para los clientes castigados por las recientes prácticas de la industria.

"Este proyecto de ley prohibirá algunos de los abusos más indignantes'', prometió la representante Carolyn Maloney, demócrata por Nueva York, quien ha estado tratando de conseguir durante años que se apruebe el proyecto de ley.

La legislación, que fue apoyada por 252 demócratas y 105 republicanos y ahora pasa al Senado para su votación, incluye cláusulas para:

* Prohibir aumentos retroactivos de tasas de interés en balances existentes, excepto en los casos que el pago se tarde por más de 30 días.

* Exigir a los acreedores que envíen al consumidor un aviso por escrito de todo aumento de la tasa de interés con un mínimo de 45 días por anticipado. Esta cláusula se haría ley 90 días después de que se apruebe el proyecto de ley.

* Prohibir facturar ciclos dobles, una práctica que permite a las compañías cargar interés sobre una deuda que los consumidores que mantienen un balance ya pagaron a tiempo. Como la mayoría de las otras cláusulas, esta se pondría en vigor un año después.

* Exigir a los acreedores que envíen cuentas al menos 21 días antes de la fecha de pago, en lugar de los 14 actuales.

* Prohibir a los acreedores a que emitan tarjetas de crédito a la mayoría de las personas de menos de 18 años.

El esfuerzo de Maloney contó este año con ayuda de dos fuentes importantes: el presidente Barack Obama e informes sobre las prácticas de las tarjetas de crédito durante la recesión.

Obama puso en claro que él quería que se hicieran los cambios, llamando la semana pasada a la Casa Blanca a ejecutivos de las tarjetas de crédito y reiterando su apoyo a la medida en su conferencia de prensa del miércoles en horario estelar.

El esfuerzo de Maloney tuvo también el apoyo de la creciente indignación de los constituyentes.

Un sondeo de la docena de principales compañías de tarjetas de crédito llevado a cabo por el Proyecto de Tarjetas de Crédito Seguras del Grupo de Salud Pew concluyó que el 93 por ciento de las tarjetas "permitían al acreedor subir la tasa de interés en cualquier momento cambiando el acuerdo de la cuenta''. Y que alrededor del 87 por ciento de las mismas "permitían al acreedor a imponer aumentos automáticos de la tasa de interés por penalidad en ttodos los balances, aun si la cuenta había recibido pagos en 30 días o menos. La tasa de penalidad mediana permisible fue de 27.99 por ciento al año''.

El estudio concluyó que "las prácticas actuales de las tarjetas de crédito ponen a los titulares estadounidenses en peligro de súbitos aumentos de precio potenciales, los cuales pueden afectar seriamente la estabilidad y el poder adquisitivo de una familia''.

El jueves, el asunto fue ejemplificado por Molly Gordy de Nueva York, quien vino al Capitolio para contar a los legisladores cómo la tasa de interés de una tarjeta de crédito que ella ha tenido por al menos 10 años saltó del 13 por ciento al 19 por ciento tanto en los balances existentes como en las nuevas compras.

Gordy explicó que ella mantiene un balance en la tarjeta pero paga una cantidad mínima cada mes, y no ha pagado su cuenta tarde en más de tres años.

"Yo llamé a la compañía y les grité: ‘¿Por qué están haciendo esto?' '', dijo ella. "El representante de servicio al cliente dijo que era a causa de la recesión''.

Historias como esta hallaron eco en el Congreso. "Nos chocó el descaro de todo eso'', dijo la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, demócrata por California.

"Las compañías de tarjetas de crédito se han salido con la suya en demasiadas cosas y por demasiado tiempo'', dijo la representante Chellie Pingree, demócrata por Maine.

La Junta de la Reserva Federal ha emitido regulaciones que brindarían parecida protección y entrarían en efecto el año próximo, pero la legislación aprobada el jueves va más lejos. Por ejemplo, prohíbe añadir cargos por pagar por teléfono, exige a las compañías presentar informes anuales detallados sobre tasas de interés y uso de las tarjetas a la debida agencia regulatoria, y prohíbe emitir tarjetas a la mayoría de los menores de 18 años.

Se espera que una versión del proyecto de ley sea discutida en el Senado, posiblemente la semana que viene.

  Comentarios