Estados Unidos

Movilización nacional por reforma migratoria

Three-year-old Peter Araiza prepares to march with his father Francisco in a May Day demonstration May 1, 2009 in Chicago, Illinois. The march had been threatened with cancellation over concerns about the risks associated with the recent outbreak of swine flu. (Photo by Scott Olson/Getty Images)
Three-year-old Peter Araiza prepares to march with his father Francisco in a May Day demonstration May 1, 2009 in Chicago, Illinois. The march had been threatened with cancellation over concerns about the risks associated with the recent outbreak of swine flu. (Photo by Scott Olson/Getty Images)

Decenas de miles de manifestantes en todo el país, desafiando la crisis por el virus H1N1, realizan hoy la primera movilización nacional de 2009 para exigir un cese a las redadas y que el Congreso apruebe una reforma migratoria integral.

La marcha de costa a costa se produce a la sombra de acusaciones de algunos grupos conservadores de que los inmigrantes son culpables de la epidemia del virus H1N1, y en momentos en que las autoridades de salud pública intentan contener el contagio.

Estos grupos, aprovechando la crisis de salud pública, han exigido en los últimos días un cierre de la frontera sur, pero el propio presidente Barack Obama ha dicho que eso no ayudaría a frenar el contagio de una enfermedad respiratoria que ya se registra en el país.

Se calcula que en EEUU hay unos doce millones de indocumentados y qué hacer con ellos vuelve al centro de la atención del Congreso, que ya en 2007 intentó sin éxito resolver el problema.

La Casa Blanca acogió hoy a 24 soldados inmigrantes, entre ellos unos de México, Bolivia, Cuba, Colombia, Nicaragua, Perú, y El Salvador, en una ceremonia de naturalización sin precedente.

Obama les agradeció su servicio a la nación y se encargó de entregarles el certificado de ciudadanía.

La movilización también coincide con el Día del Trabajo en el resto del mundo y pretende atraer, como en años anteriores, la solidaridad de la comunidad inmigrante para que este año arranque, al menos, el debate sobre la reforma del maltrecho sistema migratorio.

Activistas y organizadores consultados por Efe aseguran que la solución a la inmigración ilegal es una tarea impostergable y que las redadas han creado una verdadera crisis humanitaria.

''El mensaje de hoy es que los inmigrantes quieren una reforma migratoria y que la Casa Blanca atienda sus prioridades. El tema de la reforma migratorio va más allá de ser un tema político, es algo que está vinculado con la economía del país'', dijo Mario Quiroz, portavoz de la Casa de Maryland.

Jaime Contreras, director de distrito del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU, en inglés), dijo que la reforma migratoria contribuiría a mitigar la crisis económica del país porque "un programa de legalización producirá más contribuyentes'' al fisco, "una fuerza laboral con más prestaciones y una economía más sólida''.

Por otra parte, a los activistas no les sorprenden las acusaciones de que los inmigrantes acarrean y esparcen enfermedades porque "como siempre, los grupos anti-inmigrantes tienen la tradición de culparlos de todos los males del país'', dijo Quiroz.

En ese sentido, Quiroz explicó que, en Washington, alrededor de 800 manifestantes protestarán frente al edificio de la cadena por cable CNN para protestar contra la ‘‘cobertura tendenciosa'' del presentador Lou Dobbs, quien suele arremeter contra los inmigrantes indocumentados.

Los activistas posteriormente se sumarán a la marcha hacia la Casa Blanca, alrededor de las 4.30 de la tarde, hora local (20.30GMT) para pedir el relanzamiento de la reforma migratoria.

Además de Washington, las protestas han sido convocadas en ciudades con alta concentración de inmigrantes, entre ellas Los Angeles (California), Chicago (Illinois), Houston (Texas), Miami (Florida) y Seattle (Washington).

Los organizadores ven una serie de señales alentadoras sobre la viabilidad de una reforma migratoria este año, pues la iniciativa cuenta con el respaldo político de Obama, la mayoría de los demócratas del Congreso, los sindicatos, la Cámara de Comercio, grupos cívicos y religiosos, y de la opinión pública estadounidense, según las últimas encuestas.

El jueves, en la primera audiencia del Senado sobre el tema, el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, abogó por la aprobación de la reforma migratoria y enfatizó que incluso los inmigrantes indocumentados han contribuido al crecimiento económico de Estados Unidos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios