Estados Unidos

GM es el próximo en la fila de las bancarrotas

UN EMPLEADO prepara un Buick Lucerne para ser transportado desde una planta de Detroit en esta 
foto tomada el pasado 23 de abril.
UN EMPLEADO prepara un Buick Lucerne para ser transportado desde una planta de Detroit en esta foto tomada el pasado 23 de abril. AP

General Motors posiblemente siga a Chrysler y se declare en bancarrota, pero es muy posible que el proceso probablemente no sea simple ni rápido para ninguna de las dos compañías, advierten los analistas.

"La bancarrota posiblemente sea la última y la mejor opción para reestructurar General Motors debido a la multitud de retos que enfrenta y la fortaleza de sus accionistas'', dice Doug Bernstein, jefe del grupo de abogados de banca, quiebra y derechos de acreedores Plunkett Cooney.

"Pero es poco realista esperar que el proceso sea rápido o fácil'', añadió.

La compañía es enorme, sus operaciones son complejas y tiene miles de posibles reclamaciones e intereses''.

Al anunciar la quiebra de Chrysler el jueves, el presidente Barack Obama insistió en que ‘‘Chrysler y GM se recuperarán'', agregando que la reestructuración bajo protección del tribunal, además de la alianza con el consorcio italiano Fiat, le dará a Chrysler "nueva vida''.

Aunque Obama dijo que su equipo seguiría colaborando con GM para desarrollar un plan de viabilidad después del plazo del primero de junio, advirtió que "simplemente no podemos mantener la empresa con un flujo interminable de dinero del contribuyente''.

Numerosos tenedores de deuda fueron culpados por obstaculizar la reestructuración de Chrysler fuera de los tribunales, al igual que en el caso de GM.

Un comité que representó a esos tenedores de deuda se manifestó públicamente horas antes que la quiebra de Chrysler se anunciara formalmente el jueves, con demandas de una participación significativamente mayor que lo que ha ofrecido el gobierno de Obama.

El intercambio de deuda por participación en GM también es enorme en comparación con el caso de Chrysler, que tiene menos de 100 acreedores financieros.

En GM, cualquier intercambio debe incluir a más de 120 instituciones financieras, desde bancos hasta fondos de pensiones, y alrededor de 100,000 inversores individuales.

Otro obstáculo para una solución en GM es el plan de eliminar la marca Pontiac y vender las marcas Hummer, Saab y Saturn, dice Jay Gleischman, socio gerente de 4Gen Consulting, de Troy, Michigan.

"Todos saben que el Tesoro está jugando al duro'', dijo Gleischman. "Pero las razones serán diferentes que en Chrysler: cortar las relaciones con los concesionarios''.

GM ha informado que quiere eliminar 42 por ciento de los concesionarios, de 6,246 en el 2008 a 3,605 para fines del 2010.

El plan ha encontrado gran resistencia por parte de la Asociación Nacional de Concesionarios de Vehículos, que ha pedido a los distribuidores que contribuyan a un fondo de defensa.

Otra complicación es el impacto del plan de quiebra de Chrysler y el efecto que pueda tener la paralización de actividades de ensambladoras de ambos fabricantes además de los problemas que ya los afectan.

David Allardice, economista del Walsh College en Detroit, dice que los abastecedores ya están preparándose para lo peor.

"En cuanto a General Motors, otros tienen el punto de vista de que "vieron el tren acercarse con el anuncio de que habría cierres de plantas de nueve semanas'', dice Allardice.

Brad Coulter, de O'Keefe & Associates, dice que los abastecedores de GM deben observar con mucho cuidado lo que ocurra con Chrysler.

"Si ciertos abastecedores no se consideran críticos en la quiebra de Chrysler, supongo que sean los mismos que desconfiarían de seguir vendiéndole a GM sin que se les paguen deudas anteriores o empezar a operar sobre una base de pago por adelantado'', dijo.

  Comentarios