Estados Unidos

La economía puede mejorar a fines de año

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, opinó el martes que la economía de Estados Unidos volverá a crecer en el segundo semestre.

Bernanke advirtió sin embargo, en un testimonio preparado a la Comisión Conjunta del Congreso sobre Economía, que incluso tras el comienzo de la recuperación es probable que la actividad económica sea inferior a la normal.

Dijo que es posible que las empresas se muestren renuentes a ampliar sus plantillas laborales, por lo que "aumentará el desempleo de forma apreciable durante los próximos meses'', agregó.

La recesión, que comenzó en diciembre del 2007, ha eliminado ya 5.1 millones de puestos de trabajo en Estados Unidos.

El índice de desempleo "podría permanecer elevado durante algún tiempo, incluso después de ser reanudado el crecimiento económico'', reconoció Bernanke.

Empero, y pese a todas las advertencias, la valoración económica formulada por el jefe de la Reserva Federal fue mucho menos sombría que en otras ocasiones.

"Seguimos creyendo que la actividad económica tocará fondo, y que se recuperará bien adelantado el año'', dijo el director del banco central a los legisladores.

También expresó confianza en que los resultados de las evaluaciones federales (stress tests) de los préstamos bancarios y los portafolios de inversión, que se darán a conocer el jueves, mostrarán un sector financiero saludable.

"He examinado muchos de los bancos y creo que muchos de ellos serán capaces de cumplir con sus requerimientos de capital sin más dinero del gobierno'', explicó.

Tarde el martes se supo sin embargo que los reguladores federales le han pedido a Wells Fargo & Co. elevar su capital luego de que las evaluaciones federales mostraron que el banco tendría problemas para sobrevivir si la recesión empeora.

A Bank of America Corp. y a Citigroup Inc. también les podrían pedir lo mismo, supo la Associated Press.

Pero las últimas estadísticas insinúan que la recesión quizá haya comenzado a retroceder en todo el país, insistió Bernanke.

"El ritmo de la contracción quizá haya comenzado a disminuir'', agregó. La valoración fue similar a la formulada la semana pasada, cuando decidió no adoptar medidas adicionales para apuntalar la economía.

El mercado de la vivienda, en recesión durante los últimos tres años, ha dado indicios de haber tocado fondo, indicó. Y el gasto del consumidor, que se desplomó en el segundo semestre del año pasado, recuperó cierto brío en el primer trimestre del 2009.

En los próximos meses, el gasto del consumidor deberá aumentar gracias a la reducción temporal de impuestos contenida en el plan de gastos extraordinarios de $787,000 millones diseñado por el presidente Barack Obama.

Empero, el desempleo creciente, la contracción del valor de la vivienda y las pérdidas en los ahorros de jubilación siguen impidiendo a los consumidores gastar abiertamente, dijo Bernanke.

Las inversiones empresariales siguen siendo "extremadamente débiles'' y la situación en el sector de bienes raíces es "pobre'', indicó.

No obstante, Bernanke dijo esperar que la producción aumente en el segundo semestre para reponer los agotados inventarios de bienes.

Además, hubo indicios de que la contracción en la actividad económica de otros países podría haberse moderado, lo que ayudará a las exportaciones estadounidenses, un sector muy castigado y clave en el penoso ajuste a que se ha visto sometido el sector fabril estadounidense, agregó.

  Comentarios