Estados Unidos

Obama: Llegó la hora de reformar el sistema de salud

El presidente Barack Obama fue al corazón del país el jueves a responder a los detractores de su plan de reforma de la salud pública con una pregunta: "¿Cuál es la alternativa?"

Álgunos congresistas demócratas y el principal colegio médico del país han expresado oposición a su plan.

Una disputa sobre el deseo de Obama de crear un nuevo plan de salud patrocinado por el gobierno a fin de competir con aseguradoras está creando un gran obstáculo para un consenso bipartidista sobre reforma a la salud pública. Por lo tanto, descartando las críticas, Obama trató de convencer directamente a la ciudadanía de las bondades de su plan. No respondió al presidente de la Asociación Médica Estadounidense (AMA por sus siglas en inglés), quien declaró que el plan de la Casa Blanca no lo convencía. En cambio, dijo que los detractores del plan eran negativistas.

"Yo sé que algunos creen que la reforma es demasiado cara, pero les aseguro que el no hacer nada nos costará mucho más caro en los próximos años", dijo Obama. "Los déficit serán mayores. Las primas aumentarán. Nuestros sueldos bajarán y nuestros negocios sufrirán".

Proveedores de atención médica, el Congreso -encabezado por los correligionarios demócratas de Obama- y la opinión pública han expresado reservas sobre el plan. En el breve trayecto desde el aeropuerto al lugar de la reunión, que tuvo la forma de una especie de asamblea popular, Obama pudo ver a cientos de manifestantes con carteles que decían "NObama" y "No al socialismo".

La Casa Blanca optó por difundir el mensaje del presidente: La inacción en materia de reforma de la salud es demasiado peligrosa y costaría dinero que el país no tiene.

"No me parece bien una demora interminable o el rechazo de una reforma que debe realizarse", dijo en un discurso sin propuestas nuevas, pero rico en generalidades reiteradas con frecuencia.

El presidente dijo que no le interesa un sistema de medicina nacionalizada, pero comprende el atractivo de un sistema en que se efectúa un solo pago.

En respuesta a una pregunta del auditorio, dijo que el gobierno no ayudará a nadie que esté satisfecho con su plan de seguro médico actual a cambiarlo por otro.

Aseguró que nadie en Estados Unidos quiere la medicina socializada: "No conozco a nadie en Washington que la proponga, y por cierto que yo no lo hago".

En Washington, varios legisladores republicanos criticaron la idea de Obama de incluir la opción de seguro público en un nuevo sistema de atención ampliada a la salud.

Se trata de una manera "de que el gobierno controle todo", dijo el senador republicano Mike Enzi en una conferencia de prensa.

Obama fijó para agosto el plazo para su objetivo de reformar el sistema de cuidado de la salud en el país, a fin de reducir los costos y ampliar la cobertura a 50 millones de estadounidenses sin seguros.

  Comentarios