Estados Unidos

Presionado por el Congreso, Obama advierte a Irán que "el mundo'' lo observa

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió este viernes al gobierno iraní que "el mundo observa'' su comportamiento, aunque se mostró prudente a pesar de la presión de los legisladores, que se niegan a mantener "silencio'' frente a la crisis iraní.

"En vista del tenor y el tono de algunas declaraciones que se hicieron, parece muy importante que el gobierno iraní se dé cuenta de que el mundo lo observa'', declaró Obama en una entrevista con la cadena de televisión CBS News, aunque se abstuvo de condenarlo.

El modo en que los dirigentes iraníes "traten a la gente que intenta hacerse oir por medios pacíficos le dará, creo yo, a la comunidad internacional una idea de lo que es o no es Irán'', agregó el presidente estadounidense, una semana después de la impugnada reelección del ultraconservador Mahmud Ahmadinejad.

Numerosas manifestaciones opositoras vienen reclamando la anulación de los comicios. Una de esas protestas degeneró el lunes con la muerte, según una radio oficial, de siete manifestantes.

Amnistía Internacional estableció, sin embargo, un balance de diez muertos en las diferentes manifestaciones. Numerosos opositores fueron detenidos y la prensa extranjera tiene prohibido cubrir las protestas.

Consultado para saber si tenía un mensaje para los manifestantes, Obama respondió "sí, desde luego''. ‘‘Nosotros estamos junto a quienes están buscando justicia de manera pacífica'', declaró. "Estamos junto a quienes quieren una resolución pacífica del conflicto y estimamos que la voz del pueblo debe ser escuchada''.

Las nuevas declaraciones de Obama tienen lugar inmediatamente después de que la Cámara de Representantes estadounidense aprobara por aplastante mayoría una resolución para apoyar a los iraníes "que adhieren a los valores de la libertad y los derechos humanos''.

"No podemos apoyar el silencio frente a este atentado a la libertad y la dignidad humanas'', insistió el viernes el demócrata Howard Berman, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, uno de los autores del texto de la resolución.

En Washington se intensifica desde hace varios días el debate acerca de cómo reaccionar ante los acontecimientos en Irán. Algunos opinan que el apoyo de Obama a los manifestantes es insuficiente.

Su adversario en la presidencial de 2008, John McCain, lamentó los "tibios'' comentarios del presidente, quien el martes dijo que tenía una "profunda preocupación'' por las elecciones iraníes, pero estimando que no sería ‘‘productivo'' para Estados Unidos inmiscuirse en la política interna de Irán.

La Casa Blanca se mantuvo firme en esta posición el viernes.

"No debemos ser un pretexto ni punching ball en un debate que tiene lugar en Irán y entre los iraníes'', declaró a la prensa el portavoz de Obama, Robert Gibbs, quien se negó a endurecer la posición de la Casa Blanca hacia Teherán, a pesar de que dijo que "mucha gente querría que nos involucráramos más''.

Destacó que asistimos a "algo extraordinario'' en Irán, ‘‘que poca gente hubiese imaginado hace algunas semanas o días'' atrás.

Interrogado en varias ocasiones sobre las declaraciones del guía supremo de Irán, Alí Jamenei, que atacó a los países occidentales y advirtió contra la continuación de las manifestaciones, Gibbs no respondió directamente. Recordó solamente que Obama "había condenado'' el martes la violencia en Irán.

  Comentarios