Estados Unidos

Abuela del niño reclamado por EE.UU. dice que él quiere quedarse en Brasil

Sean Goldman, el niño estadounidense de 9 años que protagoniza una batalla legal entre Brasil y Estados Unidos por su custodia, "quiere quedarse en Brasil con su familia'', afirmó hoy su abuela materna en una entrevista en la cadena de televisión estadounidense CBS.

Los problemas legales sobre la custodia de Sean empezaron en 2004 cuando la brasileña Bruna Bianchi, afincada en Nueva Jersey junto a su marido estadounidense, decidió llevarse a su hijo de vacaciones a su país natal y nunca volvió a Estados Unidos.

''Bruna no estaba feliz en su matrimonio porque tenía que trabajar demasiado y no tenía tiempo de ver al bebé'', explicó hoy la abuela del niño, Silvana Bianchi, quien añadió que "en ese matrimonio no había amor, se peleaban todo el tiempo y dormían en habitaciones separadas''.

La abuela del menor afirmó que su hija "intentó muchas veces arreglar el matrimonio y hasta fueron a terapia de pareja, pero sus intentos no fueron exitosos''.

Bruna Bianchi murió en 2008 mientras daba a luz a una hija fruto de su nuevo matrimonio en Brasil con el abogado Joo Paulo Lins e Silva, quien pertenece a una influyente familia de Río de Janeiro.

''Yo quiero a Sean tanto como a mi hija, los dos son mis hijos y formamos una familia'', expresó hoy en esa misma entrevista con CBS el padrastro de Sean, quien quiere que el niño se quede en Brasil porque "allí es donde ha vivido el 60 por ciento de su vida y es donde se siente seguro, protegido y querido''.

Por su parte, David Goldman, el padre biológico del niño, pelea desde hace cinco años por la custodia del niño, amparándose en la Convención sobre Secuestros de la Haya, que obliga al retorno de Sean a Estados Unidos para que sus tribunales determinen quién tiene la custodia.

Silvana Bianchi indicó a la cadena estadounidense que Goldman tiene derecho de ver a su hijo, al tiempo que negó obstáculos por parte de la familia, aunque sí señaló que ‘‘él nunca fue a visitar a su hijo, lo único que tenía que hacer era pedir el permiso''.

A principios de junio un tribunal brasileño concedió la custodia del menor a su padre biológico pero después el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, la máxima corte del país, examinó el caso y negó la orden de que el pequeño fuera entregado a su padre.

Hace una semana un Juzgado Federal de Río de Janeiro autorizó al padre biológico a convivir en Brasil con su hijo mientras se emite un fallo definitivo sobre la custodia del menor.

El litigio por la custodia de Sean llegó a formar parte de la conversación entre el presidente de EE.UU., Barack Obama, y el de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en la visita oficial que este último hizo a Washington en marzo pasado.

Por su parte la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, también intervino en el asunto cuando unas semanas antes del encuentro presidencial comentó el asunto con el ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Celso Amorim.

Clinton también conversó con David Goldman para expresarle su esperanza de que el caso se resuelva cuanto antes y a su favor.

  Comentarios