Estados Unidos

Madoff sentenciado a 150 años por fraude

Bernard Madoff llega a la corte federal de Manhattan en esta fotografía del pasado 12 de marzo del 2009.
Bernard Madoff llega a la corte federal de Manhattan en esta fotografía del pasado 12 de marzo del 2009. AP

Para los inversionistas cuyos ahorros se esfumaron en la pirámide de estafas de Bernard Madoff, la condena a 150 años de prisión no les devuelve su dinero.

Alan English, un retirado de Pembroke Pines que perdió $1.25 millones en ahorros, no encontró alivio en la sentencia de Madoff.

"Se merece que lo pongan a vivir en una caja de cartón en la calle con su familia'', dijo English, de 65 años. "Hay que quitarle hasta el último centavo porque lo que ganó durante todos estos años fueron los ahorros de gente como yo''.

English, que se está recuperando de leucemia, dijo que su esposa ahora tendrá que trabajar el resto de su vida. El matrimonio había planeado retirarse y dedicarse a viajar y visitar a sus hijos y nietos en Chicago y Nueva Jersey, dijo.

Madoff fue sentenciado el lunes a 150 años de prisión --lo máximo que contempla la ley-- por su participación en una pirámide de estafas multimillonaria que afectó a miles de víctimas en todo el mundo, entre ellos por lo menos 562 en Broward y Miami-Dade. Entre los floridanos conocidos afectados por la estafa están el magnate de concesionarios de autos Norman Braman y el hotelero Stephen Muss.

"Debe enviarse un mensaje de que el delito del señor Madoff es esencialmente perverso'', dijo Denny Chin, jueza del tribunal federal de distrito, al condenar a Madoff, de 75 años.

Chin señaló que la estafa duró más de 20 años, pero dijo que no estaba convencida de que Madoff estuviera arrepentido o cooperara con las autoridades en la investigación, que no ha concluido, sobre otras personas que lo ayudaron en la estafa.

"Sencillamente no percibo que el Sr. Madoff haya hecho todo lo posible [por cooperar] ni haya dicho todo lo que sabe'', dijo la jueza.

Bruce Levy, asesor financiero de Weston, se quejó amargamente de que la estafa durara tantos años sin que nadie se diera cuenta.

"El castigo está acorde con el delito, pero no tiene ninguna importancia a estas alturas'', dijo Levy, de 57 años, quien declinó decir cuánto perdió. "Lo verdaderamente importante es qué aprendemos de esto para proteger al público en el futuro''.

Los abogados defensores habían pedido una condena de 12 años de prisión, mientras que la fiscalía solicitó el máximo permitido por la ley. El Departamento de Probatoria federal había recomendado 50 años. Madoff, ex presidente del mercado bursátil Nasdaq, se declaró culpable de fraude de valores y otros cargos en marzo y está preso desde entonces.

Franklin Sands, demócrata por Weston y líder de la Cámara de Representantes de la Florida, ha tenido que empezar a trabajar de nuevo después de perder $3 millones en ahorros que había invertido con Madoff. Sands dijo que la sentencia de Madoff no significa nada para las personas mayores a quienes les robaron sus ahorros.

"Le van a dar tres comidas al día y un catre, mientras que la gente a quienes estafó tendrán que arreglárselas para comer'', dijo Sands, de 68 años.

Ira Lee Sorkin, abogado de Madoff, pidió clemencia para su cliente, alegando que cooperó con las autoridades y se había entregado voluntariamente cuando informó a su hijos sobre la estafa de $50,000 millones en diciembre pasado.

Pero Chin, quien describió el delito de Madoff de "perverso'', "abrumador'' y "masivo'', expresó que había que sentenciarlo acorde con el delito. La magnitud de la estafa fue tal, dijo Chin, que "ni siquiera se contempla en la ley''. La guía federal de sentencias sólo llega a $400 millones. Chin agregó que Madoff confesó sólo cuando se dio cuenta que la estafa estaba a punto de descubrirse.

Madoff, con traje gris oscuro, camisa blanca y corbata negra, no miró a las aproximadamente 200 víctimas y otros observadores en el tribunal cuando lo condujeron a una mesa de madera para la audiencia. Se sentó tranquilo, mirándose las manos, mientras nueve víctimas hablaron, algunas llorando, de sus vidas destrozadas. Entre los que hablaron estuvieron un hombre de 33 años con un hermano discapacitado, un oficial de prisiones que está buscando trabajo, un matrimonio de personas mayores que ya no puede darse el lujo de pagar un viaje para visitar a su nieto recién nacido y una mujer de 65 años que dijo que tiene que buscar comida en los basureros cuando se le acaban los cupones de alimentos a finales de mes.

En una declaración que mostró sólo un poco más de emoción que su declaración de culpabilidad en marzo, Madoff pidió disculpas por sus acciones y enfrentó brevemente a sus víctimas entre los presentes.

"No puedo pedir perdón'', dijo. "Aunque no haya intentado hacer daños, eso fue lo que sucedió''.

Patrick Danner, redactor de The Miami Herald, contribuyó a esta información, que fue complementada con material de The Miami Herald y servicios cablegráficos.

  Comentarios