Estados Unidos

Rabino tenía un negocio bien armado de tráfico de riñones

EL RABINO Levy Itzhak Rosenbaum, de Brooklyn, Nueva York, al centro, es conducido al Tribunal Federal de Newark, Nueva Jersey.
EL RABINO Levy Itzhak Rosenbaum, de Brooklyn, Nueva York, al centro, es conducido al Tribunal Federal de Newark, Nueva Jersey.

Levy Izhak Rosenbaum de Brooklyn se llamaba a sí mismo un "casamentero'' pero su negocio no tenía nada que ver con ningún romance. En vez de eso, dicen las autoridades, organizaba la venta de riñones en el mercado negro, comprando órganos de israelíes vulnerables por $10,000 y luego vendiéndolos a pacientes desesperados en EEUU por hasta $160,000.

El presunto negocio, que se extendió durante 10 años y fue expuesto esta semana por una operación encubierta del FBI, ha conmovido la industria de los trasplantes de la nación. De ser verdad, sería el primer caso documentado de tráfico de órganos en EEUU, dijeron el viernes expertos en trasplantes.

"Ciertamente hay actividad internacional pero no había tocado Estados Unidos o no habíamos sabido de eso hasta ahora'', indicó Arthur Caplan, experto en ética médica de la Universidad de Pensilvania que codirige un equipo especial de Naciones Unidas sobre el tráfico internacional de órganos.

Rosenbaum fue arrestado el jueves, 10 días después de haberse reunido en el sótano de su casa con un informante del gobierno y un agente del FBI que fingía ser el secretario del informante. El agente afirmó estar buscando un riñón para un tío enfermo que estaba en diálisis y se hallaba en una lista de trasplantes en un hospital de Filadelfia.

"Yo soy lo que usted llamaría un casamentero'', dijo Rosenbaum en una conversación que se estaba grabando secretamente. " Consigo alguien que creo sea adecuado para su tío''. Cuando le preguntaron cuántos órganos había conseguido, indicó: "Muchos'', el más reciente dos semanas atrás.

Los donantes eran traídos desde Israel a EEUU, donde eran operados para sacarles los riñones, dijeron las autoridades. Los fiscales no identifica

ron qué hospitales en EEUU habían recibido a los donantes y sus riñones.

"Las alegaciones sobre una organización de tráfico de órganos en Estados Unidos es terrible'', declaró John Davis, presidente de la Fundación Nacional del Riñón.

Orna Cohen, portavoz de la Asociación Médica de Israel, dijo que su organización no tenía reportes de que hubiera israelíes vendiendo órganos. "De ser verdad, sería estremecedor'', indicó.

Micky Rosenfeld, vocero de la policía nacional de Israel, dijo que la policía de su país no había participado en la investigación y que no comentaría.

Bajo una ley federal de 1984, es ilegal que alguien, a sabiendas, compre o venda órganos para trasplantes. La práctica es también ilegal en el resto del mundo. Pero la demanda de riñones excede mucho a la oferta y en EEUU mueren 4,500 personas todos los años esperando un riñón, según United Network for Organ Sharing. Como resultado, hay un activo mercado negro de riñones en todo el mundo.

  Comentarios