Estados Unidos

La reforma de salud no traerá aumento de impuestos

El Presidente estuvo en el programa "Face the Nation" de la cadena CBS.
El Presidente estuvo en el programa "Face the Nation" de la cadena CBS.

El presidente Barack Obama dijo el domingo que obligar a los estadounidenses a que tengan seguro de salud no llevará a un aumento tributario.

"Estoy totalmente en contra'' de aumentar impuestos con ese fin, aseguró el mandatario.

En múltiples presentaciones en todos los programas dominicales de entrevistas en la televisión nacional, Obama defendió su propuesta de reformar el sistema de atención médica, inclusive obligando a la gente a tener seguro de salud para así compartir el costo entre todos. Aquéllos que no estén cubiertos serán objeto de multas.

Obama destacó además que otro elemento del plan es garantizar que los seguros sean accesibles a todos, incluyendo desde la posibilidad de seleccionar opciones hasta ofrecer créditos tributarios.

En el programa 'Al Punto' de la cadena Univision, Obama destacó que la fuerte oposición a su plan es parte de una estrategia política. "Bueno, en parte es que (...) la oposición ha tomado una decisión'', dijo. "No le darán su respaldo a nada, por razones políticas'', agregó.

El líder de la bancada republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que Obama no entiende a la oposición republicana.

"No conozco a nadie entre los republicanos en el Senado que esté a favor de mantenerse sin hacer nada respecto a la salud'', respondió McConnell.

"Obviamente tenemos un problema de costo y un problema de acceso'', añadió.

Obama fue entrevistado en los programas, 'This Week' de la cadena ABC; 'Face the Nation', de CBS y 'Meet the Press' de NBC, entre otros.

Las entrevistas de Obama fueron grabadas el viernes en la Casa Blanca. Es el primer presidente en presentarse en programas dominicales de las cinco cadenas en la misma mañana, un esfuerzo extraordinario a fin de obtener respaldo público para su principal programa a nivel nacional.

El objetivo es ampliar y mejorar la cobertura de los seguros de salud y limitar los costos a largo plazo.

Después de varias semanas de discursos, reuniones públicas y entrevistas, Obama dijo sin embargo que en ocasiones ha encontrado dificultades para expresar un tema tan complejo con claridad y relevancia.

"He tratado de hacerlo lo menos complicado posible'', dijo Obama. "Es muy difícil que la gente lo reciba con facilidad y he estado tratando con humildad y sigo intentándolo lo más que puedo'', destacó.

En la entrevista con Univision, el mandatario descartó que los inmigrantes ilegales puedan beneficiarse de ayudas públicas para pagar su seguro médico. "Si [los inmigrantes ilegales] quieren comprar un seguro privado, es un asunto entre ellos y su asegurador privado'', dijo Obama al programa 'Al Punto' de declaraciones que reprodujo la Agencia France Presse.

Pero los indocumentados no deberían tener acceso a una "bolsa'' nacional de seguros médicos porque ese mercado "será parte de un plan más amplio que incluye subsidios, y no creo que sea justo para los contribuyentes estadounidenses incluirlos [a los ilegales] en esos subsidios'', explicó. Incluso el 34 por ciento de los inmigrantes hispanos legales en EEUU carecen de seguro médico.

La bolsa de seguros es uno de los puntos clave de la propuesta demócrata actualmente a debate en el Congreso.

Ese mercado nacional, en el que las aseguradoras podrían proponer a los estadounidenses pólizas médicas sin importar el estado donde residen, sería una novedad histórica en el país.

El Presidente reconoció que la minoría hispana, con porcentajes más elevados de desempleo que la media nacional, sufre en especial de la falta de cobertura médica.

A nivel nacional, el 15 por ciento de los estadounidenses, unos 46 millones de personas, carecen de cobertura médica.

Obama aseguró que quiere resolver el problema de la inmigración ilegal para evitar el posible impacto de millones de indocumentados sin posibilidad de pagarse un seguro médico, a pesar de la reforma.

"Me encantaría resolver nuestro problema con la inmigración, pero no puedo resolver todos los problemas al mismo tiempo. El acceso a la salud es un problema que no afecta tan sólo a los estadounidenses, afecta también a los hispanos, que tienen el porcentaje más elevado de falta de acceso al seguro médico'', explicó el presidente.

La reforma migratoria, que Obama no considera posible antes de 2010, "va a ser una dura batalla'', advirtió.

  Comentarios