Estados Unidos

Plan de salud de Obama ayudará a sanar el déficit

La iniciativa por la reforma del sistema de salud de la Comisión de Finanzas del Senado recibió un impulso el miércoles cuando la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), no afiliada a ningún partido, estimó que la misma costaría $829,000 millones y reduciría en $81,000 millones el déficit federal en los próximos 10 años.

Eso es una buena noticia tanto para la comisión como para el presidente Barack Obama, ya que la CBO no sólo reportó que la medida cumple con sus objetivos con respecto al costo y el déficit, sino que reportó que el 94 por ciento de aquellos elegibles podrían esperar recibir cobertura bajo ella, frente al 83 por ciento actual.

Unos 23 millones de personas comprarían pólizas a través de mercados de seguros, en los cuales podrían comparar y adquirir seguros, según la CBO, y unos 14 millones más se incribirían en el Medicaid, el programa conjunto estatal y federal para personas de bajos ingresos, y el Programa de Seguro de Salud para Niños, ya que el plan aumentaría los beneficios y, en algunos casos, la elegibilidad.

Alrededor de 25 millones de personas no ancianas, de los cuales un tercio aproximadamente son inmigrantes ilegales, seguirán probablemente sin seguro para el 2019, estimó la CBO.

"El informe, me parece, es muy prometedor'', dijo Max Baucus, senador demócrata por Montana y presidente de la Comisión de Finanzas. El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, demócrata por Nevada, añadió: "Estamos más cerca de brindar a los estadounidenses acceso a un sistema de salud asequible y de calidad de una manera responsable en el plano fiscal''.

Mitch McConnell de Kentucky, el líder republicano del Senado, se mostró menos entusiasta. ‘‘Esta propuesta partidista de la Comisión de Finanzas nunca llegará a votación en el Senado, ya que el verdadero proyecto de ley será escrito por líderes demócratas en una sala de conferencias cerrada al público en algún lugar del Capitolio. El verdadero proyecto será otro experimento de 1,000 páginas y un billón de dólares que eliminará medio millón de dólares del Medicare de los ancianos, aumentará los impuestos a las familias estadounidenses en $400,000 millones, subirá las primas de los seguros de salud y aumentará enormemente el papel del gobierno federal en las decisiones médicas personales de todos los estadounidenses'', acusó.

El análisis de la CBO abre el camino a la comisión de Baucus para hacer una votación final sobre su plan, probablemente a fines de esta semana.

Si se aprueba --y se espera que lo sea, pues la comisión tiene una mayoría demócrata de 13 a 10--, sería el último paso antes de que el Senado y la Cámara en pleno lleven a debate la medida sobre el sistema de salud.

Cada cámara considerará un proyecto de ley. Tres comisiones de la Cámara han escrito versiones similares de la legislación, y se espera que los líderes demócratas las fundan en una versión final. Los tres proyectos contienen una alternativa gubernamental a los seguros médicos privados, que es conocida comúnmente como la "opción pública''.

En el Senado, los demócratas ya han comenzado a esforzarse por combinar la versión pendiente de la Comisión de Finanzas con otra que la Comisión de Salud aprobó en el verano.

El proyecto de ley del panel de salud incluye una opción pública, mientras que la versión del de finanzas crearía cooperativas sin ánimo de lucro.

Baucus ha dicho que ha tratado de elaborar un plan que pueda conseguir 60 votos entre los 100 miembros del Senado, el número necesario para eliminar obstáculos. Su proyecto tiene muchos de los elementos de los otros, como prohibir a las aseguradoras negar cobertura por enfermedades previas, exigir a casi todos que tengan seguro médico, y dar ayuda a quienes no puedan pagar un seguro.

Hubo cierta oposición demócrata en la Comisión de Finanzas a ciertas partes del plan de Baucus, pero al parecer la CBO facilitó su labor.

Una preocupación de los demócratas más conservadores es el precio. La CBO concluyó que habrá varias fuentes de fondos.

La propuesta de la comisión de un impuesto del 40 por ciento sobre la mayoría de los planes de seguro de alto costo recaudaría alrededor de $201,000 millones. Las multas a consumidores y patrones que no cumplen con los requisitos de cobertura podrían recaudar $23,000 millones, mientras que otros ingresos por concepto de impuestos y otros ajustes presupuestarios reducirían el déficit en $83,000 millones. Cada cifra es el total en un plazo de 10 años.

La CBO calcula que habrá miles de millones en ahorros por cambios al Medicare y otros programas de salud gubernamentales.

  Comentarios