Estados Unidos

Fraudes en programa para compra de casas

A "for sale" sign stands outside an existing home on September 24, 2009 in Pasadena, California. Although home resale numbers have been gaining over the past four months, an unexpected decline occurred last month with sales dropping 2.7 percent to a seasonally adjusted annual rate of 5.1 million in August. July sales were 5.24 million. Still, the numbers were up 3.4 percent from a year earlier. Almost one in three homes last month were purchased by first-time home buyers who will get an $8,000 tax credit if the transaction is completed by November 30 when the credit expires.
A "for sale" sign stands outside an existing home on September 24, 2009 in Pasadena, California. Although home resale numbers have been gaining over the past four months, an unexpected decline occurred last month with sales dropping 2.7 percent to a seasonally adjusted annual rate of 5.1 million in August. July sales were 5.24 million. Still, the numbers were up 3.4 percent from a year earlier. Almost one in three homes last month were purchased by first-time home buyers who will get an $8,000 tax credit if the transaction is completed by November 30 when the credit expires. Getty Images

Mientras los líderes del Congreso están solicitando una extensión del popular crédito impositivo para quienes compran una casa por primera vez, o incluso la posibilidad de ampliarlo a todos los que adquieran una residencia, investigadores del gobierno reportaron el jueves que sus auditorías sugieren numerosos errores y abusos del programa.

Aunque funcionarios del gobierno dijeron que muchas reclamaciones sospechosas pudieran ser simples errores, el reporte encontró ejemplos de solicitantes que ya tenían casas o todavía no las habían commprado. Unos 582 contribuyentes eran menores de 18 años, y algunos sólo tenían cuatro años. De los 1.4 millones que han reclamado casi $10,000 millones en créditos para el 2008 y el 2009, 60 por ciento tenía ingresos por debajo de $50,000, suscitando interrogantes sobre si realmente pudieran permitirse comprar una casa.

El reporte fue dado a conocer durante una audiencia ante la Subcomisión de Supervisión de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara. El presidente de la subcomisión, el demócrata John Lewis, por Georgia, anunció posteriormente que presentó un proyecto para mejorar la administración del programa por parte del IRS, incluyendo el otorgamiento de la autoridad para examinar anteriores declaraciones de impuestos con el fin de determinar elegibilidad y requerir que los contribuyentes suministren prueba de la compra.

No estaba claro qué efecto tendrían los abusos y errores en el debate sobre la ampliación del crédito o su extensión más allá de su expiración el 30 de noviembre. Sus partidarios dijeron que los remedios propuestos por Lewis pudieran ayudar a reducir la oposición basada en la auditoría.

En la audiencia, Lewis y legisladores de ambos partidos mostraron su apoyo para extender el crédito debido a la debilidad del mercado de la vivienda y suponiendo que el IRS pueda ejecutar mejor el programa.

Lewis calificó el crédito como "un importante recurso para las familias'' y "una parte vital de nuestros esfuerzos económicos de recuperación.". Pero añadió "tenemos que garantizar que estamos administrando correctamente el crédito''.

En la apertura de la audiencia J. Russell George, Inspector General del Tesoro para Administración de Impuestos dijo: "Estoy muy preocupado sobre la capacidad del IRS de administrar el crédito'' para impedir fraudes.

El crédito de $8,000 está disponible para todos los individuos que ganen hasta $75,000 anuales y parejas que ganen hasta $150,000. Las personas sobre esos niveles pueden recibir beneficios menores, pero el crédito cesa a los $95,000 para individuos y $170,000 para parejas. El crédito es reembolsable así que los contribuyentes reciben un cheque por cualquier cantidad que sobrepase su responsabilidad impositiva.

El gobierno del presidente Barack Obama ha expresado sus dudas sobre la extensión del crédito y se opone a aumentarlo, dijeron funcionarios. Pero la industria de la vivienda está cabildeando enérgicamente para ampliar el crédito hasta en $15,000 y para incluir a todos los compradores de casas.

El programa también es una prioridad para el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid de Nevada, que afronta una reelección en un estado que tiene uno de los mayores niveles de embargos hipotecarios del país y un gran número de solicitantes del crédito impositivo.

De los 1.4 millones de ventas de casas en las reclamaciones, se estima que entre 350,000 y 400,000 eran producto de la disponibilidad del crédito impositivos, según los cálculos de la industria inmobiliaria y economistas independientes.

La extensión del crédito costaría alrededor de $1,000 millones mensuales, dijeron analistas del Congreso.

El crédito fue creado a mediados del 2008 y establecido en $7,500 en una ley de estímulo firmada por el presidente George W. Bush cuando empezaba la crisis económica y de la vivienda. Se aumentó a $8,000 en el paquete de estímulo económico de $787,000 millones que el presidente Obama convirtió en ley poco después de llegar a la presidencia, y la nueva ley también eliminó el requisito de que los compradores tenían que pagar el crédito en 15 años.

El crédito actual se aplica a las ventas de residencias primarias que se hayan cerrado entre el 1 de enero y el 1 de diciembre. Se puede reclamar en las declaraciones de impuestos del 2008 y 2009.

Tanto Linda E. Stiff, una comisionada adjunta del IRS, como James R. White, director de asuntos de impuestos de la Oficina de Fiscalización General (GAO), testificaron en la audiencia que parte del problema para los contribuyentes y el IRS había sido la confusión entre las versiones superpuestas del crédito temporal.

  Comentarios