Estados Unidos

Jornada victoriosa para los republicanos

CHRIS CHRISTIE, que ganó para los republicanos la gobernación de Nueva Jesey, habla con un elector.
CHRIS CHRISTIE, que ganó para los republicanos la gobernación de Nueva Jesey, habla con un elector. MEL EVANS / AP

Los republicanos arrebataron el martes el control político en Virginia y Nueva Jersey a los demócratas en una señal preocupante para el presidente Barack Obama y su partido, que se disponen ahora a participar en importantes elecciones de medio término.

La victoria del republicano Bob McDonnell en Virginia frente al demócrata R. Creigh Deeds fue un triunfo para ese partido en momentos que trata de recuperarse después de haber perdido el poder en las elecciones nacionales en el 2006 y el 2008. También fue una derrota para la Casa Blanca en un estado indeciso que hace apenas un año fue un factor crucial del abrumador triunfo de Obama.

En Nueva Jersey, aunque las encuestas a boca de urnas indicaron durante el día una contienda cerrada entre el senador Chris Christie y el titular demócrata Jon Corzine, el republicano se alzó con el triunfo.

El Presidente hizo campaña por Deeds y Corzine, lo que hizo las apuestas en un año sin elecciones nacionales.

Los primeros resultados en Virginia indicaban que McDonnell ganaba por un margen de 2 a 1 en los suburbios de Washington, D.C., lugares como los condados Loudoun y Prince William, que los republicanos históricamente ganan pero que el año pasado Obama controló al ganarse a los electores indecisos.

Los demócratas tuvieron grandes victorias en Virginia en el 2006 y el 2008 y consideran a Nueva Jersey una plaza fuerte.

Pero entrevistas realizadas a boca de urna en ambos estados el martes estaban llenas de razones preocupantes para los demócratas y alentadoras para los republicanos.

Los independientes --la joya de la corona de las elecciones porque con frecuencia son los que determinan los resultados-- fueron un factor criticó en la diversa coalición que llevó a Obama a la victoria en Virginia y en el resto del país.

Sin embargo, después de más de un año de recesión, y todavía en los primeros meses del gobierno de Obama, los independientes se inclinaron hacia los republicanos en un estado donde la economía fue el tema principal. Y las encuestas a boca de urna indicaron desde temprano que lo mismo estaba ocurriendo en Nueva Jersey.

Según sondeos de The Associated Press, casi una tercera parte de los electores en Virginia se identificaron el martes como independientes, casi la misma cantidad en Nueva Jersey. Prefirieron a McDonnell por casi un margen de 2 a 1 sobre Deeds en Virginia, y Christie por encima de Corzine por un margen similar, un año después de haber preferido abrumadoramente a Obama en los dos estados.

Los sondeos también sugirieron que los demócratas tuvieron dificultad en sacar su base a votar, como las olas de votantes primerizos y jóvenes que Obama atrajo como parte de su coalición. El electorado de Virginia fue más blanco en el 2009 que en el 2008, cuando los negros y los hispanos votaron en masa para elegir al primer presidente negro del país.

Este año, en ambos estados, los electores han dicho que su principal preocupación es la economía.

Más de cuatro de cada 10 electores en Virginia dijeron que su opinión sobre Obama fue un factor en por quién votaron el martes, y esos votantes se dividen entre los que respaldan y se oponen al Presidente. Los que dijeron que desaprueban la gestión de Obama votaron de forma abrumadora a favor de los republicanos, mientras que los que aprueban su trabajo votaron a favor de Deeds, el demócrata.

El factor Obama fue igualmente importante en Nueva Jersey, aunque allí hubo más electores que dijeron que el Presidente no fue un factor a la hora de escoger un candidato.

Obama hizo campaña a favor de Deeds y de Corzine y se mencionó en los anuncios de los dos candidatos. Según Obama, los dos eran aliados necesarios en los esfuerzos de la Casa Blanca para hacer avanzar sus planes. El Presidente también usó Organizing for America, parte de su maquinaria política, para asegurar la participación de los leales al partido y de nuevos electores que atrajo en las elecciones del año pasado.

Obama también trató de asegurar que los demócratas ganaran el escaño vacante del Distrito 23 del Congreso en Nueva York, donde el demócrata Bill Owens se enfrentaba al conservador DougHoffman.

Esta es la contienda que destacó las fisuras en el Partido Republicano entre los conservadores y los moderados, al ilustrar los problemas que los republicanos podrían tener para sacar provecho a cualquier descontento con Obama y los demócratas que los resultados del martes pudieran mostrar.

  Comentarios