Estados Unidos

La reforma de salud de Obama enfrenta un duro reto en el Senado

EL PRESIDENTE Barack Obama urgió el domingo al Senado que aprobara la reforma del sistema de salud.
EL PRESIDENTE Barack Obama urgió el domingo al Senado que aprobara la reforma del sistema de salud. MCT

La reforma del sistema de salud estadounidense propuesta por el presidente Barack Obama fue aprobada el sábado por la noche por la Cámara de Representantes, pero aún le queda por superar la dura prueba del Senado.

En una breve alocución el domingo, Barack Obama urgió al Senado estadounidense a aprobar su proyecto. "Lo que la Cámara de Representantes hizo la noche pasada nos dejó más cerca que nunca de una reforma integral del sistema de salud en Estados Unidos'', afirmó.

Tras 12 horas de debate sobre un texto de 2,000 páginas, los legisladores votaron el plan por 220 votos a favor y 215 en contra. El plan sería aplicado en 10 años (2010-2019) y tendría un costo de $900,000 millones para extender la cobertura a 36 millones de estadounidenses que actualmente carecen de seguro de salud.

Pero para que la ley pueda promulgarse el Senado debe aprobarla, y el panorama es bastante más complejo de lo que afirma Obama.

En general, el Senado adopta su propia versión, que bien puede divergir de la votada por la Cámara de Representantes.

Una vez que el texto sea aprobado en el Senado, los miembros de las Cámaras se reúnen para ponerse de acuerdo sobre la redacción final de la ley. Es aquí cuando interviene el voto conjunto de senadores y representantes.

Para que la reforma sea aprobada en el Senado se necesitan 60 votos de los 100 senadores estadounidenses. De los 100 escaños, 58 pertenecen a los demócratas, y dos a independientes que suelen acompañar a la mayoría.

Pero en este caso algunos demócratas moderados no están seguros de votar "Sí'', y uno de los dos independientes, Joe Lieberman, ya expresó su oposición al texto actual.

Los demócratas deberán enfrentar nuevamente los argumentos de los republicanos contra esta reforma.

Para el jefe de la minoría republicana, John Boehner, el proyecto de ley "va a terminar con millones de empleos (...), va a aumentar los impuestos y hacer que se disparen las primas de seguros''.

La Cámara de Representantes también rechazó una contrapropuesta de ley presentada por la oposición republicana.

Hasta el final, la oposición republicana trató de impedir la aprobación del proyecto.

Por su parte, los empresarios estadounidenses de la medicina privada, reunidos en el Business Roundtable, lamentaron este domingo la aprobación de este proyecto, según un comunicado difundido en su sitio de internet.

Tal como fue aprobado, el proyecto de la Cámara de Representantes "contiene numerosas disposiciones que amenazarán la cobertura de salud de la que actualmente disponen 117 millones de estadounidenses a través del sistema previsto por sus empresas''.

Pero para sus promotores, el proyecto permitiría a 36 millones de estadounidenses, que carecen de protección de salud, acceder a ésta. De aprobarse el proyecto demócrata, en total, 96% de los estadounidenses estarían cubiertos. Otro de los objetivos del plan de Obama es que bajen los costos de la salud.

El proyecto prevé además la creación de un sistema de seguro social para la salud administrado por el gobierno que debe entrar en competencia con las compañías privadas.

Estados Unidos es el único país industrializado que no ofrece a sus ciudadanos una protección social de la salud.

  Comentarios