Estados Unidos

Casi la mitad de los niños en EEUU recibe sellos de alimentos

El estimado era sorprendente y fue noticia en todo el país: casi la mitad de todos los niños de Estados Unidos recibirán sellos de alimentos en algún momento de su infancia.

¿Cómo puede ser eso en el país de la abundancia y en medio de una verdadera epidemia de obesidad?, se preguntaron los escépticos.

Y, sin embargo, muchos analistas dicen que las proyecciones parecen bastante justas. Dónde difieren, según líneas ideológicas, es en la interpretación de lo que significa.

La mayoría está de acuerdo en que recibir sellos de alimentos no significa estarse muriendo de hambre ni mucho menos. También está claro que la gente que más necesita los sellos de alimentos frecuentemente no los usa.

Los sellos de alimentos son un programa del Departamento de Agricultura de EE.UU. (ISDAA) administrado por los estados, pero el reporte anual del USDA sobre la inscripción en sellos de alimentos, publicado esta semana, dijo que docenas de estados no contactaron a los ciudadanos más necesitados en 2007.

Si el hecho recibir sellos de alimentos significa que la gente está realmente empobrecida provoca más discusiones.

El estimado sobre los niños viene de un annálisis publicado este mes en los Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine. Los autores, soociólogos de la Universidad de Cornell y de la Universidad de Washhington en St. Louis, basaron su proyección en 30 años de datos nacionales. Dijeron que sus resultados muestran que los niños de EE. UU. afrontan un sustancial riesgo de pobreza, lo que plantea una seria amenaza a su salud y bienestar.

Un informe sobre el hambre de la USDA de la semana pasada provocó similares preocupaciones al encontrar que más de uno de cada siete hogares norteamericanos careció de "seguridad alimentaria'' en 2088, la cifra más alta desde que la investigción emmpezara en 1995. Eso sugiere que casi 15 por ciento de los hogares de la nación lucharon para conseguir lo suficiente para comer, versus alrededor de 11 por ciento en 2007.

Sarah Meadows, una analista de la Rand Corp., calificó de creíble el análisis de los sellos de alimentos aunque subrayando que eso no significaba que la mitad de todos los niños estuviera usando sellos de alimentos en cualquier momento dado.

"Aunque puede que haya un grupo de niños que esté persistentemente expuesto a la pobreza, muchos entran en el grupo pero muuchos salen'', afirmó.

Andrew Gelamn, un estadístico de la Universidad de Columbia, dijo que el reporte aclara un error :‘‘que la gente está en welfare o no está''. La realidad es más matizada; el estudio subraya que alguna familias sólo reciben ayuda del gobierno temporalmente, dijo.

Lisa Zilligen de Chicago es un ejemplo. La madre soltera de 28 años tiene tres hijos y ha estado recibiendo sellos de alimentos, en forma intermitente, durante varios años. Cuando era niña, su familia también recibió sellos de alimentos periódicamente cuando su padre estaba desempleado y luchando para criar cuatro hijos solo.

Zilligen vive en un apartamento en un barrio problemático, asiste a la Universidade Loyola a tiempo completo y gana unos $400 mensuales de un trabajo de oficina en la universidad. Ha estado recibiendo unos $600 en sellos de alimentos en los últimos meses pero, en ocasiones, la asignación termina antes de fin de mes y la familia termina visitando una cocina pública.

"Mi familia no sobreviviría sin ellos. Absolutamente no'', dijo Zilligen.

  Comentarios