Estados Unidos

Obama quiere tomar el déficit "por los cuernos"

WASHINGTON - Al no tener la capacidad o los deseos de hacerlo por sí mismo, el presidente Barack Obama lanzará la próxima semana una comisión bipartidista encargada de encontrar una forma de reducir rápidamente los crecientes déficits presupuestales del gobierno.

¿La parte fácil? Todo el mundo está de acuerdo en que hay que hacer algo. ¿La difícil? Ponerse de acuerdo en qué hacer.

¿Impuestos a los ricos? Eso atrae a los liberales, pero Obama ya presionó a favor de ello o propuso más de $1.1 billones en aumentos de impuestos durante la próxima década, muchos de ellos a los que ganan más de $200,000 anuales. Obtener más sería difícil.

¿Reducir el gasto? Suena bien en los mítines del tea party, pero el Congreso no pudo ponerse de acuerdo en un recorte por $9,000 millones para pagar por una extensión de los beneficios de desempleo, y los expertos dicen que harían falta reducciones mucho más profundas en programas populares como el Medicare y el Seguro Social, para que tenga un impacto significativo. Eso es igualmente desalentador.

Entonces, la bipartidista Comisión Nacional para la Responsabilidad Fiscal y la Reforma (National Commission on Fiscal Responsibility and Reform) se enfrentará a una tarea nada fácil cuando celebre su primera reunión el martes, en busca de un consenso de ambos partidos en las formas para reducir el déficit para el 2015 a una cifra dentro de un 3 por ciento del Producto Nacional Bruto (PNB).

Según el presupuesto propuesto por Obama, se proyecta que el déficit de este año alcance los $1,5 billones, o un 10.3 por ciento del PNB, hasta un 4 por ciento del PNB en 2014. Sin embargo, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) dijo que volverá a oponerse.

Obama le ha pedido a la comisión que recomiende antes del 1 de diciembre formas de reducir más el déficit y trató de asegurarse de que cualquier plan sea bipartidista, al requerir que 14 de sus 18 miembros estÎn de acuerdo en cualquier recomendación.

"Es improbable que ellos logren un plan que tenga 14 de los 18 votos'', dijo Robert Bixby, director ejecutivo de la Coalisión de la Concordia (Concord Coalition), un grupo contra el déficit. "Es una tarea muy difícil, pero vale la pena intentarla''.

Entre las opciones:

IMPUESTOS

Los impuestos tendrían que recaudar casi un 40 por ciento para reducir el déficit al nivel deseado, de acuerdo con el Tax Policy Center, una organización no partidista. Si se aplican de manera uniforme, la menor tasa marginal de impuestos iría de un 10 a un 14 por ciento y la mayor tasa de un 35 a un 48 por ciento.

Si se aplica sólo a individuos que ganan más de $250,000, la mayor tasa podría saltar a casi un 77 por ciento.

El centro concluyó: "Tales aumentos dramáticos de impuestos son políticamente insostenibles y aún así, no se acercarían a eliminar el déficit''.

IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

Algunos economistas proponen una versión nacional del impuesto a las ventas, o impuesto al valor agregado, parecida a la que se cobra en Europa.

Los ayudantes de la Casa Blanca dijeron que Obama ni siquiera piensa en un impuesto al valor agregado, pero que el presidente mismo no lo ha descartado. "Eso es algo que ha funcionado para algunos países. Es algo que podría ser nuevo para Estados Unidos'', dijo el mandatario esta semana en CNBC. "Antes, usted sabe, de que yo empiece a decir 'Esto tienen sentido o aquello tiene sentido', deseo tener mejor información sobre cuáles son nuestras opciones''.

RECORTAR EL GASTO

Obama ya propuso congelar por tres años los gastos discrecionales "no de seguridad''. Eso cubre todos los programas federales, excepto defensa, seguridad nacional, los veteranos y los programas de ayuda social.

La comisión podría proponer extender ese congelamiento o incluso reducir el gasto en esos programas. El senador Kent Conrad, demócrata por Dakota del Norte y presidente de la Comisión Presupuestal del Senado, propuso esta semana recortes que incluyen el programa de Becas Pell (Pell Grant), que le gusta a Obama.

Sin embargo, el reducir este gasto es políticamente difícil. Cuando el senador Tom Coburn, republicano por Oklahoma, pidió un recorte en él para pagar por $9,200 millones en beneficios de desempleo, los demócratas y los medios le fueron arriba, y no lo logró.

SEGURIDAD SOCIAL

El panel podría proponer elevar los impuestos a la Seguridad Social. Una comisión de la época de Reagan presionó y logró un aumento en el impuesto que pagan en la nómina los empleados y los patrones, que es actualmente de un 6.2 por ciento del ingreso. Este podría elevarse de nuevo.

También, el impuesto se detiene ahora por encima de los $106,800, un techo que aumenta todos los años. El gobierno podría elevar más el techo para obtener más en impuestos o subir los impuestos en general.

O el gobierno podría elevar la edad de retiro, para demorar cuando las personas podrían recibir beneficios totales.

MEDICARE

Otra posibilidad es aumentar el impuesto del Medicare.

Sin embargo, la recién aprobada ley sobre el cuidado de la salud ya elevó los impuestos del Medicare a los individuos que ganan más de $200,000 y a las parejas que reciben juntos salarios por más de $250,000. Ese aumento en los impuestos, parte de los $438,000 millones en aumentos de impuestos para el cuidado de la salud durante 10 años, es para financiar nuevos beneficios de salud a los no asegurados, no para reducir el déficit.

REVITALIZAR LA ECONOMIA

Una opción es que la economía crezca tan rápido, que produzca un flujo de entradas por impuestos.

Sin embargo, "la reciente historia fiscal ofrece pocas bases para ese punto de vista'', concluyó un informe de la National Academy of Public Administration (Academia Nacional de Administración Pública) y el National Research Council (Consejo Nacional de Investigación).

DEJAR ENTRAR MAS INMIGRANTES

Algunos sugieren dejar entrar más inmigrantes para ayudar a pagar por la carga creciente de programas tales como la Seguridad Social.

Sin embargo, esto no ayudaría mucho.

"El efecto es tan modesto, que incluso si la tasa actual de inmigración se duplicara o triplicara, sería sólo una pequeña contribución a largo plazo a los ingresos y, por lo tanto, a las entradas federales'', dijo la National Academy of Public Administration y el National Research Council.

ESTIMULAR LA INFLACION

¿Pueden los Estados Unidos manipular la inflación para reducir el tamaño relativo de la deuda?

La inflación después de la Segunda Guerra Mundial ayudó a reducir el costo de la deuda de guerra, que alcanzó un astronómico 109 por ciento del PNB. Sin embargo, también ayudaron otros factores, como un aumento de la fuerza de trabajo debido al regreso de los soldados y una economía en auge.

Sin embargo, el crecimiento de la inflación no resolvería el problema.

Mucha de la deuda del gobierno federal es a corto plazo, lo que significa que se debe pagar antes de que la inflación la devalúe, o está indexada para que aumente con la inflación.

  Comentarios