Estados Unidos

Crisis lleva a sacar antes dinero de fondos de retiro

Los trabajadores de Estados Unidos, muchos de ellos en sus mejores años, están echando mano a sus ahorros de retiro en cifras récord para no ser desahuciados o evitar la ejecución hipotecaria, para pagar estudios universitarios o comprar una vivienda.

La cantidad de personas que sacó dinero por adelantado de sus cuentas de retiro aumentó en un 38 por ciento en el trimestre que terminó en junio, según Fidelity Investments, de Boston, una de las mayores firmas de administración de planes de retiro.

Durante el segundo trimestre de este año, 62,000 participantes en planes de retiro sacaron dinero bajo lo que se denomina retiro por fuerza mayor, en comparación con 45,000 en el trimestre anterior. Para hacer un retiro de este tipo hay que demostrar una necesidad financiera inmediata y abrumadora.

Pero algo que llama más la atención es que la cantidad que toma préstamos contra su plan de retiro 401(k) está en una cota máxima en 10 años, según la firma de inversión. De los 11 millones de personas con cuentas de retiro analizadas por Fidelity, 22 por ciento tenía préstamos contra su dinero acumulado.

"La situación económica está obligando a la gente a buscar otras fuentes para suplementar sus reducidos ingresos familiares o el hecho de que ahora se llevan menos dinero a casa'', dijo Beth McHugh, vicepresidente de Fidelity. "El reto es que la gente quizás no está pensando en las implicaciones a largo plazo de hacer eso''.

La mayoría de los planeadores financieros aconsejan no echar anticipadamente la mano a los fondos de retiro porque hay que pagar impuestos y penalidades, y la mayoría de los planes no aceptan contribuciones durante los primeros seis meses después de un retiro. Entonces está el peligro de no tener suficiente dinero para vivir después del retiro.

Ted Truscott, presidente ejecutivo de administración de activos de Ameriprise Financial, una firma de servicios financieros con operaciones en Boston, calificó de ‘‘asombrosas'' las conclusiones de Fidelity.

"Si la situación económica hace que la gente comience a retirar dinero de su fondo de retiro, se allana el camino para un desastre en el futuro'', dijo Truscott. "Creo que el hecho de que las personas tomen dinero de sus ahorros y paguen una penalidad sugiere que algunos están muy desesperados''.

Fidelity, que analizó 17,000 planes de retiro con 11 millones de participantes, también señaló que la gente que saca dinero de sus fondos de retiro tiene entre 35 y 55 años, en otras palabras, empleados en sus mejores años de ingresos que deberían estar ahorrando.

La cuenta 401(k) promedio al final del segundo trimestre tenía $61,800, un aumento de 15 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado, según Fidelity. El préstamo inicial promedio de una cuenta de 401(k) fue de $8,650 y la duración promedio del empréstito fue de tres años y medio.

Richard N. Gottlieb, abogado de bancarrota de Boston, dijo que entre 25 y 30 por ciento de sus clientes han retirado dinero o tomado préstamo de sus fondos 401(k) recientemente, en comparación con menos de 10 por ciento en el 2008. Esas personas, agregó Gottlieb, con frecuencia tratan de salvar sus viviendas o pagar deudas.

"He tenido clientes que literalmente han retirado todo su dinero del 401(k)'', dijo Gottlieb. La bancarrota, agregó, es quizás una mejor opción porque elimina deuda y le da a la persona tiempo para solucionar sus problemas financieros, lo que deja intactos sus fondos de ahorro, que están protegidos de la bancarrota.

Leslie Linfield, directora ejecutiva del Institute for Financial Literacy, que promueve la educación financiera, dijo que no está completamente sorprendida con el rango de edades de los que sacan dinero de sus cuentas de retiro. Es el mismo rango, explicó Linfield, al que la entidad sin fines de lucro trata de aconsejar cuando estudia el número cada vez mayor de bancarrotas.

"Están tratando a toda costa de evitar la bancarrota'', dijo. "Le están robando a Pedro para pagarle a Ramón''.

Aunque tomar un préstamo contra su plan 401(k) puede afectar la rentabilidad a largo plazo, los planeadores financieros dicen que un préstamo puede ser una opción viable para algunos. Michael Tow, planeador financiero certificado de New Boston Financial, exhorta a los clientes que tienen una necesidad absoluta de retirar ese dinero a que lo hagan en forma de préstamo, de manera que lo paguen con intereses.

"En este caso le pide prestado a usted mismo, de manera que no tendrá que pagar 18 por ciento como una tarjeta de crédito, aunque lo malo es que interrumpe el crecimiento de su 401(k)'', dijo Tow.

  Comentarios