Estados Unidos

El Senado da empuje a pequeños negocios

El presidente Barack Obama ofrece declaraciones durante un evento para recaudar fondos el 16 de septiembre de 2010 en el Laboratorio Julia R. Masterman  y Escuela de Demostración en Stamford, Connecticut.
El presidente Barack Obama ofrece declaraciones durante un evento para recaudar fondos el 16 de septiembre de 2010 en el Laboratorio Julia R. Masterman y Escuela de Demostración en Stamford, Connecticut. AFP / Getty Images

Drásticamente dividido en líneas partidistas, el Senado aprobó el jueves por 61 a 38 el plan de la administración del presidente Barack Obama de brindar a los pequeños negocios de la nación exenciones fiscales y un acceso más fácil al capital.

El presidente Obama y los líderes demócratas del Congreso deseaban desesperadamente que se aprobara el proyecto de ley, que había sido bloqueado durante meses por los republicanos, ya que daría a los demócratas argumentos frescos y muy necesitados para plantear a los votantes, quienes están preocupados por el estado de la economía y dispuestos a culpar a los demócratas.

Los republicanos respondieron que el proyecto de ley, aunque se ocupa de necesidades importantes, no hacía lo suficiente; el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, lo calificó de "innecesariamente político''.

Según la medida, el Departamento del Tesoro administrará un fondo de préstamo a los negocios pequeños de $30,000 millones a través de pequeños y sólidos bancos comunitarios. La definición más aceptada de negocios pequeños es de firmas que emplean a menos de 500 personas.

La misma brindaría además $12,000 millones en exenciones fiscales para los negocios pequeños. Entre los cambios: dar a los inversionistas una exclusión del 100 por ciento de impuestos por ganancias de capital en inversiones en negocios pequeños; permitir a los contribuyentes que descuenten de inmediato el 50 por ciento del costo de los equipos nuevos; y doblar la deducción actual de impuestos de gastos iniciales, a $10,000.

Cincuenta y siete demócratas, dos republicanos y dos independientes votaron a favor del proyecto de ley; 38 republicanos se opusieron; el senador David Vitter, republicano por Louisiana, no votó. Los demócratas consiguieron el apoyo republicano que necesitaban para romper con el empantanamiento sobre el proyecto de ley, que duró todo el verano, de George LeMieux, de la Florida, y George Voinovich, de Ohio, quienes no están en la boleta en noviembre.

Ahora, la medida necesita la aprobación de la Cámara de Representantes, la cual se da por sentada, antes de ser firmada por Obama.

Los demócratas sugirieron el jueves que los votantes podrán ahora ver en blanco y negro las diferencias entre los dos partidos mientras se preparan a dirigirse a las urnas en noviembre.

"Se trata realmente de una filosofía'', dijo la senadora Maria Cantwell, demócrata por Washington. "Si uno piensa que ayudar a la economía es ayudar a esos enormes negocios dueños de todo, o a Wall Street, y esperar que de alguna manera gotas de ayuda van a llegar abajo, entonces vamos a hacer lo mismo de siempre''.

"Pero si uno cree que la cosa es ayudar a crecer a los negocios pequeños. . . vamos a hacer que se apruebe esta legislación''.

Sus oponentes republicanos admitieron que los negocios pequeños enfrentan una crisis de préstamos, pero argumentaron que el proyecto de ley haría muy poco para crear demanda, la cual es esencial para la salud de todo negocio pequeño, ni tampoco podría conceder exenciones fiscales de peso.

Un informe de esta semana del personal demócrata de la Comisión Económica Conjunta del Congreso concluyó que la contratación en las firmas pequeñas declinó el año pasado y a comienzos del presente "como resultado de la severidad de las normas de préstamos que enfrentan los negocios pequeños''.

Usando datos de la Oficina de Estadísticas Laborales y de Federal Deposit Insurance Corp., el estudio concluyó que el número de préstamos hechos a negocios pequeños llegó a su ápice en el segundo trimestre del 2008 en 27.8 millones, y desde entonces ha disminuido en más de 4.8 millones.

Analistas independientes advirtieron que, aunque el proyecto de ley brindaría ayuda a muchos de los 27 millones de negocios pequeños de la nación, es poco probable que sirva de mucho para energizar la economía en general.

"Va a servir de ayuda, pero no creo que esto produzca un cambio importante (en el crecimiento económico)'', dijo Brian Bethune, el principal economista financiero de IHS Global Insight en Lexington, Massachusetts.

Aunque la medida ayudaría a aliviar el enorme problema del acceso al crédito, en particular para los empresarios pequeños, dijo Bethune, "esto no se ocupa de algunos de los asuntos más significativos que han planteado los negocios pequeños''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios