Estados Unidos

Senado aprueba proyecto para mantener funciones del gobierno

El Senado estadounidense envió el miércoles al presidente Barack Obama un proyecto de ley que recorta el gasto federal en $4,000 millones, una propuesta diseñada para evitar que las diferencias entre partidos sobre el presupuesto provoquen una parálisis en las actividades del gobierno.

Momentos después, Obama pidió a líderes legislativos que se reúnan con altos funcionarios del Poder Ejecutivo, incluido el vicepresidente Joe Biden, para negociar una medida a largo plazo para financiar el gobierno hasta el 30 de septiembre.

"Podemos hallar puntos en común'', dijo Obama. ‘‘Este acuerdo debe ser bipartidista, debe estar libre de cualquier agenda política o social, y debe ser forjado sin demora''.

La Casa Blanca adelantó que Obama promulgará la iniciativa.

El Senado aprobó la iniciativa por 91 votos a favor y nueve en contra. Obama tiene hasta el viernes para promulgar el proyecto de ley y mantener abiertas las oficinas federales.

La medida le permitió ganar tiempo a la Casa Blanca y a los legisladores para que negocien una iniciativa que fije los niveles del gasto hasta el 30 de septiembre, cuando termina el año fiscal.

"Es necesario enfocarnos en que ambas partes encuentren un punto de acuerdo con el fin de llegar a una solución de largo plazo que elimine el tipo de incertidumbre que puede afectar a la economía y a la creación de empleos'', dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, luego de la votación en la cámara baja.

A finales del año pasado, el Partido Republicano logró el control de la Cámara de Representantes y ganó más escaños en el Senado con el apoyo de los activos del movimiento político Tea Party. Desde entonces, los republicanos han intensificado una ofensiva para disminuir el gasto federal y aplicar otras medidas a fin de reducir el tamaño del gobierno federal.

En la cámara baja, los demócratas fustigaron a los republicanos antes de la votación, pero una gran parte de las críticas estuvieron dirigidas contra un anterior paquete con reducciones en el gasto por $61,000 millones que fue aprobado con el voto de la mayoría republicana.

Se pretende que el ahorro de $4,000 millones se logre a través de algunos de los recortes de gastos más fáciles que el Congreso debe hacer, impactando cuentas que Obama de antemano había propuesto eliminar.

  Comentarios